•   Johannesburgo / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Alemania, España, Uruguay y Holanda, los cuatro equipos supervivientes en el Mundial de Sudáfrica dedicaron la jornada dominical a cruzarse piropos para resaltar aún más sus méritos en caso de llegar a la final del próximo domingo.

El alivio que supuso para los cuatro haber superado los cuartos de final, lo que les garantiza ya un feliz recibimiento, ha rebajado la tensión, y tanto jugadores como técnicos han dirigido la vista hacia sus próximos rivales para ensalzarlos.

Alemania afronta el partido contra España con menos agresividad que el de Argentina. Los jugadores germanos, que tildaron de provocadores a los de Maradona, se deshicieron en elogios hacia los españoles, frente a quienes perdieron la final de la última Eurocopa.

Klose elogia a España

Miroslav Klose, que está a un solo tanto --con 14-- de igualar al máximo goleador de la historia del Mundial, el brasileño Ronaldo, ha dicho que España es mejor equipo que todos los que se han cruzado, "seguramente mejor" que Inglaterra y Argentina.

"España es el mejor de los tres. Su juego es fantástico", reconoció Klose, aunque advirtió: "No es imbatible", y con respecto a David Villa, máximo goleador del Mundial, con cinco, afirmó que "es tan completo como Lionel Messi".

Los españoles devolvieron los piropos. Consideran a la selección alemana "la mejor del Mundial" tras sus exhibiciones goleadoras frente a Inglaterra (4-1) y Argentina (4-0).

"Tenemos el máximo respeto hacia ellos", afirmó el guardameta Iker Casillas, que se declaró “desde siempre, admirador del fútbol alemán".

Para Cesc Fábregas, "ahora tienen más calidad y siguen igual de fuertes en el físico, han mejorado mucho respecto a la Eurocopa", mientras que Andrés Iniesta subrayó que "aparte de los resultados está jugando muy bien al fútbol".

Más cordialidad
Los protagonistas de la primera semifinal, Uruguay-Holanda, también tiraron por el camino de la cordialidad. El seleccionador de Holanda, Bert van Marwijk, anticipó un "cruce muy peligroso" contra Uruguay, que a su juicio no ha llegado a semifinales del Mundial "por su cara bonita".

"Hemos visto mucho a Uruguay. Conozco a algunos de sus jugadores y será un cruce muy peligroso", declaró.

El capitán uruguayo, Diego Lugano, dijo que el reto de volver a ser campeones es "tan difícil" como posible, pero antes tienen que vencer a los holandeses en un partido de estilos muy diferentes.

“Pero los dos estamos aquí por méritos propios", advirtió. El día siguiente a los cuartos de final no deparó a Paraguay la satisfacción de que FIFA le pidiera perdón por el arbitraje contra España, como reclamaba ayer el seleccionador, Gerardo Martino.

"La FIFA no tiene ninguna información al respecto", fue el comentario escueto de su portavoz, Pekka Odriozola.

Desde Portugal llegaba, como un eco lejano, la noticia de que Cristiano Ronaldo ya tiene algo que celebrar: su paternidad. El jugador del Real Madrid, que dejó el Mundial con malos modos tras perder contra España en octavos, anunció que ha sido padre de un niño y que, por acuerdo con la madre --que prefiere mantener en el anonimato--, el pequeño quedará "exclusivamente" a cargo de él.

Y en el rifirrafe entre el Gobierno nigeriano y la FIFA, la Federación Nigeriana soltó lastre hoy, destituyendo al presidente y al vicepresidente para intentar un arreglo con el presidente del país, Goodluck Jonathan, antes de que expire (mañana a las 18.00) el plazo que le dio la FIFA para que revoque su decisión de suspender por dos años al equipo nacional por su pobre desempeño en el Mundial.