•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

El movimiento conocido como de los “No Pago” abrió una oficina de quejas y denuncias en la cabecera departamental de León, con la finalidad de organizar a los clientes morosos de las distintas microfinancieras y empresas bancarias que funcionan en la localidad.

A la apertura del edificio de los “No Pago” asistieron alrededor de 400 comerciantes, productores y microempresarios provenientes de los 10 municipios del departamento. Además de hacer públicas sus quejas, las personas aprovecharon para inscribirse y formar parte del movimiento que supuestamente promueve el pago responsable y justo.

Esmeraldino Poveda, de 67 años, oriundo del municipio de Achuapa, acudió al encuentro de los “No Pago” y expuso el problema que enfrenta con una microfinanciera de León. “Estoy desesperado porque no puedo pagar, estoy sin trabajo, y la microfinanciera me amenazó con quitarme mi propiedad si no termino de pagar el préstamo de 30 mil córdobas”, dijo el pequeño productor, que llegó acompañado de un grupo de 25 productores.

Mario Luis Molieri Fonseca, coordinador de los “Sí Pago”, en León, aseguró que más de 500 quejas han recibido en menos de dos meses en el departamento. “Los principales afectados con las microfinancieras son los agricultores, comerciantes, transportistas, maestros y amas de casa, que confiaron en pagar cumplidamente, pero que por los altos intereses que cobran, caen en mora y corren el riesgo de perder sus pertenencias ofrecidas como prendas”, dijo.

Dicen que son los “Sí Pago”
“Somos los ‘Sí Pago’, aunque nos tildan de los ‘No Pago’”. Nosotros queremos pagar a las microfinancieras, pero pagar lo justo. Hay deudas de muchas personas que ya las han pagado, pero con la aplicación de altos intereses, los clientes tienen que pagarlas hasta tres veces más, y si la persona no puede pagar los intereses siguen creciendo”, afirmó el líder de los “Sí Pago”, en León.

Señaló Molieri que la única política que defienden es la de conseguir resolver los problemas de todas las familias están atravesando por la usura de bancos y de microfinancieras.