•  |
  •  |
  • END

Aunque el Ejército de Nicaragua no admite estar operando en las zonas de Wamblán, Sisle, Sasle, Cua y Bocay, en persecución de armados con fines políticos, sí identifica al ex segundo jefe de las tropas especiales de la contra --“Los Sagitarios”--, llamado “Yajob”, de quien aseguran se moviliza semiclandestino, y que centra sus acciones en estas zonas, en las montañas de Jinotega.

El coronel Juan Ramón Morales, vocero del Ejército Nacional, de manera particular, se refirió a “Yajob” como uno de los nombres que se mencionan en el norte del país. “Sabemos que tiene antecedentes de acciones de secuestro, extorsiones y asaltos en las comunidades de Locoroy, Sabadilla y Lomas del Nance, en el departamento de Jinotega”, y que “opera con dos o tres delincuentes más”.

Campesinos atestiguan

Sin embargo, campesinos que lo han visto en esas zonas, calculan que se moviliza con unos treinta hombres, en su mayoría desmovilizados de la antigua contra y con algunos jóvenes.

Morales dice que “la población lo identifica claramente como un delincuente. Además, tiene antecedentes que lo vinculan en actividades con narcotraficantes hondureños”, y aunque no quiso brindar detalles, señaló que “existen pruebas”.

Sin embargo, aunque los altos mandos del Ejército de Nicaragua descartan operaciones de búsqueda o persecución en el norte del país, varios pobladores de Jinotega y de Matagalpa aseguran que fuerzas militares desencadenan un operativo tras los pasos de los armados que pretenden organizarse como un frente con fines políticos. Es el primer grupo armado contra el gobierno de Daniel Ortega.

Contras lo advirtieron en Matiguás

Durante la celebración de los 20 años de la desmovilización de la contra, cuya sede fue Matiguás, los ahí presentes advirtieron al presidente Daniel Ortega que lo enfrentarían por la vía cívica a la par del pueblo, pero de no enderezar sus acciones llegarían a “la lucha armada”.

Cuatro jóvenes irrumpieron en el acto y dijeron representar a un grupo armado que lidera el llamado “Comandante Yajob”. En ese mismo lugar, contras que conocen a “Yajob” estiman que se alzó con unos 140 hombres. En la proclama distribuida por los jóvenes se leía, entre otros aspectos, que “después de 20 años de la guerra, todavía pueden dar la cara por la democracia”.

Uno de los presentes dijo que se trataba de una declaración de guerra al Gobierno de Daniel Ortega, porque “’Yajob’ ya anda armado, y en el proceso de reclutamiento en la montaña”.

Campesinos alarmados por despliegue militar

Las últimas versiones de los campesinos de las zonas de Jinotega cuentan que “varios camiones han pasado en los últimos días con gente del Ejército, armados hasta los dientes. Aquí la gente está un poco temerosa, porque no se sabe nada, y no son los ejercicios comunes, porque cuando es así, ellos pasan sin muchas armas y hasta avisan”, dijo Manuel Jiménez, habitante del poblado Los Nogales.

Juan Ramón Morales, jefe de la Dirección de Relaciones Públicas y Exteriores del Ejército de Nicaragua, ayer descartó que la institución haya desencadenado un operativo de búsqueda o de persecución, pero recordó que “no puede haber más cuerpos armados en el país que los que están establecidos por Ley”.

¿Qué pasó en Ayapal?

“No tenemos información de que exista en todo el territorio nacional el alzamiento de algún grupo armado con fines políticos, todas las especulaciones y declaraciones no tienen veracidad. Hasta ahora lo que conocemos es de la existencia de algunos focos delincuenciales de medio tiempo que se dedican a realizar asaltos, robos y abigeato”, agregó.

Hace algunas semanas, en medios radiales del norte, se escuchó la noticia de un enfrentamiento entre la Policía y un grupo armado en Ayapal, al norte de Jinotega, fronterizo con Honduras. Eso pasó como una acción más. Días después, los armados de “Yajob” reivindicaron el enfrentamiento, según los campesinos de la zona. “No hay tal delincuentes, así le decían a ‘Pedrito El Hondureño’, a Edmundo Olivas ‘Camilo Turcios’ y a otros más”, recordó un desmovilizado del Ejército que se licenció con el grado de capitán, y que combatió contra “Yajob” en la guerra de los años 80.

Información llegó por internet también

La misma denuncia se recibió en EL NUEVO DIARIO vía internet desde cuatro puntos de Jinotega, y la inquietud de los habitantes de estas zonas rurales es el común denominador en cada caso.

Esmeralda Castillo vive cerca del cerro Ulwaskín, y este miércoles llegó hasta la ciudad de Jinotega para visitar a familiares y buscar mayor información, “porque ya hay denuncias metidas de gente que anda cometiendo delitos como el robo de reses y venta de droga, y la gente del Ejército prometió que iba a trabajar para acabar con eso”.

Según denuncias de los habitantes, en las últimas semanas el jefe armado ha hecho contacto con ex miembros de la Resistencia, presentándose como el líder idóneo para la formación de un grupo con bandera política para operar en Wamblán, Wamblancito, El Zapote, Los Nogales, Kininuwás y Ulwaskín.

Quién es “Yajob”

Mientras el vocero del Ejército de Nicaragua, coronel Juan Ramón Morales, declaró que el armado conocido como “Yajob” “es un delincuente con antecedentes de secuestro y extorsión”, en los archivos de la contra se registra a Gabriel José Garmendia como el segundo jefe de las tropas especiales llamadas “Regional Los Sagitarios”, cuyo jefe fue “Dimas Negro”, quien no se desarmó por temor y prefirió quedarse viviendo en Honduras, durante la desmovilización de hace 20 años.

Estas tropas elites de asalto y golpes de mano operaron en el corredor comprendido entre Nueva Segovia, Estelí y Jinotega. En este último departamento, en las zonas de El Mojón, Sisle, Sasle y San Marcos, precisamente es el lugar de residencia de “Yajob”, porque aunque es originario de Estelí, se radicó en Sasle, donde se casó y formó su hogar en tiempos de la guerra.

Garmendia o “Yajob” se desmovilizó como parte de la plana mayor de la contra en El Almendro, junto a los comandantes “Rubén” y “Franklin”. Antes estuvo en la zona de enclave ubicada en El Charcón, comunidad de Pantasma, Jinotega.

Luego pasó a ser oficial de las Brigadas Especiales de Desarme (BED), durante el gobierno de Violeta Chamorro, sin embargo, cuando “El Charro”, otro jefe contra escapó de la misma brigada y se alzó en armas en la recontra, “Yajob” lo acompañó junto a “Bigote de Oro”, “Campeón” y uno de los “Tigrillo”.

Luego de varias acciones y gestiones para el desarme de estos grupos que antecedieron al Frente Norte “380”, “Yajob” terminó desarmándose.

Gabriel José Garmendia “Yajob” trabajó por varios años en la empresa Enacal, en Managua, y durante el gobierno de Ortega lo hizo por dos años, hasta que por presiones de los sindicatos afines al orteguismo fue sacado de la sucursal de esa empresa en Portezuelo.

Luego de ese conflicto, “Yajob” se molestó y se trasladó a Jinotega para alzarse nuevamente en armas.