•  |
  •  |
  • END

Nagarote, destacado por su profundo amor a lo pinolero, una vez más sobresalió y ayer premiaron a las damas de todo el país. Desde las 12 del mediodía las canciones al son de los mariachis y juegos artificiales anunciaron la gran fiesta que la alcaldía de Nagarote preparó para homenajear a las mujeres en un “tope de damas”.

La sala que acaparaba a la multitud de mujeres fue testigo de la alegría que sintieron desde niñas hasta las más hábiles señoras, que bailaron sin parar por casi dos horas, y luego disfrutaron del merecido e inigualable quesillo que caracteriza a ese municipio del Occidente del país.

A la fiesta llegaron desde las más humildes amas de casa hasta las más reconocidas trabajadoras del gobierno. Mirella Urroz fue una de ellas, quien con su mejor porte de vaquera jineteó un robusto caballo blanco, que al son de la música celebró a las féminas.

El principal objetivo de esta celebración, según sus organizadores, es promover y dar espacios a todas las personas para fomentar la igualdad de género entre todos los nicaragüenses. Esto quedó demostrado desde el inicio del evento y tras el desfile que hicieron centenares de mujeres montadas a caballo sin temor alguno y con la frente en alto.

“Suelten al toro”

Quizás suena peligroso decir que una mujer montó un toro, pero para las mujeres de Nagarote no existe la palabra miedo y luego del desfile donde modelaron los más adiestrados caballos, las damas se reunieron junto a la multitud de espectadores en la barrera de toros.

La primera encargada de domar a un toro fue la responsable y organizadora de la corrida de toros, profesora Fresia Blanco, quien como si se tratara de montar un potrillo se enganchó al equino y se echó a la zona de riesgos, y para sorpresa de todos salió ilesa de la corrida aún cuando montó hasta dos veces.

Otra intrépida joven se socó los pantalones y demostró que Blanco no era la única que podía hacer tal travesía y para mejor de las suertes el alcalde de Nagarote Juan Gabriel Hernández, las premió a ambas con un certificado valorado en 2,500 córdobas para retirar cemento, además una bolsa con camisas y utensilios personales.

Reinas bien montadas.

La señorita Keyling Yahoska Contreras reina de la fiesta de Nagarote, la reinita pequeña Emily Fernanda Zoutar y la “reina del Vaquero” Anabel Duarte, encabezaron el desfile y deslumbraron a todos con su belleza y gran sonrisa por lo que son las representantes de su municipio.

“Las mujeres somos tan capaces como los hombres… nada ni nadie puede excluir a una mujer, pues tanto el hombre necesita de la mujer como la mujer del hombre Nicaragua tiene mujeres luchadoras y sin miedo”, aseveró doña Idalia Rodríguez.

A pesar de que eventos de este tipo se hacen cada año, esta vez rompió esquemas pues reunió a miles de mujeres y rebasó las expectativas que se esperaban. El evento contó con el apoyo de la Alcaldía de Nagarote y Cemento Holcim, que en cada actividad se ha destacado por su total respaldo en promover actividades que benefician a los ciudadanos.