•  |
  •  |

La impuntualidad del presidente Daniel Ortega casi echa a perder la réplica de resina plástica de San Juan Bosco, que estuvo expuesta al sol por más de una hora, ayer en la tarde, cuando estaba a la espera del mandatario, que como es costumbre, llegó con una hora de retraso a la actividad de bienvenida en el Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”.

El responsable de asegurar el bienestar de la reliquia en América Latina, Sergio Sato, dijo que lo más que puede estar expuesta al sol la urna de vidrio es una hora y media, pero la temperatura era tan enérgica que recurrieron a cubrirla con sombrillas y mantas, para que no se recalentara.

La reliquia de San Juan Bosco, sacerdote católico, educador, escritor italiano y fundador de la Congregación Salesiana, llegó ayer a las 8:15 de mañana al Aeropuerto “Augusto C. Sandino”, procedente de San José, Costa Rica.
Sato, de origen brasileño, explicó que la urna de vidrio era susceptible al sol y corría el riesgo de reventarse en una temperatura tan caliente. El brasileño expresó su preocupación a los medios de comunicación, pero no quiso decir nada en el momento, porque a quien estaban esperando era al presidente de Nicaragua.

La actividad protocolaria estaba prevista para las 3:00 de la tarde, pero por el retraso del presidente inició a las 4:00, bajo el sol inclemente que rebotaba en el pavimento árido del aeropuerto.

El padre Guillermo Argüello Alvarado, coordinador central de la visita, también dijo que temían por el deterioro de la vestimenta de la imagen, porque el sol corroe la tela.
“El sol carcome la tela y los ornamentos que la reliquia tiene, y con el tiempo, como va visitar por tres años varios países, entonces hay que evitar el sol”, dijo el padre Argüello, que también es director del “Centro Juvenil Don Bosco”.

Al acto de protocolo asistieron el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, la jefa de la Policía Nacional, Primers Comisionada Aminta Granera, el General del Ejército, Julio César Avilés y cientos de ciudadanos devotos de Don Bosco.

No asistieron miembros de la CE
Ningún miembro de la Conferencia Episcopal, CE, llegó al encuentro de la reliquia en el aeropuerto. El padre Argüello explicó que los jerarcas de la Iglesia Católica tenían otros compromisos pastorales, que no pudieron abandonar cuando fueron invitados.

“En el grado de pastoreo la exoneración de los sacramentos es de mayor importancia que la intercepción de los santos, es mayor la celebración de los sacramentos”, dijo el sacerdote para explicar la ausencia de los miembros de la CE. También argumentó que los más interesados en la reliquia son los salesianos.

Por otra parte, el padre Argüello explicó que se planificó el recibimiento por la tarde, porque no estaban seguros si el vuelo privado que traía la urna llegaría en la mañana.
Inicialmente estaba programado que la reliquia llegara el viernes por la noche, pero el vuelo fue suspendido por motivos del clima.

La reliquia católica
La reliquia consiste en la mano y el antebrazo derecho del santo, contenidas en una urna con su imagen en tamaño natural, según explicó el padre Argüello.

La urna del santo italiano (1815-1888) partió en junio de 2009 de las Catacumbas de San Calixto, en Roma, hacia Chile, donde inició la peregrinación por 130 países del mundo que han retomado su método educativo basado en la Razón, Religión y Amor, y cuya misión está presente en Nicaragua desde marzo de 1912.      

Don Bosco amaba tanto a América Latina, al punto de soñar que viajaba en un vehículo volador sobre los volcanes, llanuras, montañas, volcanes y ríos. En la víspera de la celebración del bicentenario de su nacimiento, el sueño se hizo realidad, y ayer la urna con sus restos llegó a la ciudad de Granada, donde la Congregación Salesiana, las Hijas de María Auxiliadora, miles de nicaragüenses, pero principalmente adolescentes y jóvenes le dieron la bienvenida al “Maestro de la Juventud”.  

La fiesta en “La Gran Sultana” empezó a las cinco y media de la tarde frente al Colegio María Auxiliadora de primaria, sitio donde el Alcalde Eulogio Mejía Marenco y demás autoridades municipales le entregaron de manera simbólica las llaves de la ciudad.

La caravana, procedente de Managua, luego siguió por las calles de Granada hasta llegar a la Catedral de la Inmaculada Concepción de María, donde Monseñor Jorge Solórzano ofició una solemne eucaristía en compañía del Clero de la Diócesis de Granada, Boaco y Rivas, y de algunos miembros de la Conferencia Episcopal.

Tiempo de gracia
Posterior a la Santa Misa, las reliquias fueron llevadas en una procesión de antorchas hacia el gimnasio del Colegio Salesiano, donde lo esperaba una vigilia juvenil bajo el lema: “Don Bosco se encuentra con los jóvenes”.
Para hoy domingo están previstas dos misas a las cuatro y cinco de la mañana en la Capilla de María Auxiliadora, para luego salir en caravana hacia el municipio de Masaya, donde el comité organizador tiene preparada otra jornada religiosa y posteriormente habrá una actividad en el Centro Juvenil Don Bosco.