•   Bluefields / RAAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Preocupados por la ola de violencia que se ha desatado en la Región Autónoma del Atlántico Sur, pobladores y autoridades del municipio de Laguna de Perlas están convocándose para buscar una solución.

De acuerdo con el subcomisionado Víctor López, jefe de la Policía Nacional en este municipio, los casos de violencia han aumentado. “En el primer trimestre registramos 50 delitos, y en este segundo trimestre llevamos 56 hechos delictivos, entre ellos el abuso sexual, violaciones, hurto y asesinato”, dijo López.

Según el alcalde del municipio, Roberto Cutberth, la situación es preocupante. “Nosotros éramos una comunidad calma, y ahora estamos preocupados por la situación de inseguridad que vivimos, especialmente en Haulover, Laguna de Perlas y Tasbapounie”, dijo el alcalde, al tiempo de afirmar que están haciendo una alianza comunitaria con la Policía Nacional, los gobiernos territoriales y los pobladores organizados de la comunidad.

Pagan policías voluntarios

Cutberth señala que la comuna apoya a siete policías voluntarios en el municipio, y con sus recursos limitados, con apoyo de los pobladores, ubicarán a tres policías en la comunidad de Haulover, una de las más afectadas por hechos de violencia, señala el alcalde.

Reveló también que hace una semana asesinaron a balazos a un policía voluntario en la zona conocida como El Castaño, en Río Wawashang, y aún no se captura al asesino.

“Con comunidades mestizas muy alejadas e inaccesibles, aquí se ha matado por droga. Hace unos meses dos motorizados llegaron hasta la casa de un comunitario (a Laguna de Perlas) y le dispararon a mansalva, este hecho aún no se esclarece”, dice Cutberth.

La droga

La concejal de Yatama, Ana María Fajardo, señaló que la situación es dramática, y que el tema de seguridad ciudadana no se analiza con profundidad entre las autoridades locales, y se está dejando sólo a la Policía, porque los pobladores no quieren involucrarse.

Según las autoridades, la base del crecimiento delictivo está en el consumo de droga y en el alcoholismo. Se registran 22 expendios de drogas entre la comunidad de Haulover y Laguna de Perlas, de locales que venden “crack” (también llamado piedra, un derivado de la cocaína), que, en su mayoría, son delincuentes que acechan para robar y asaltar en estas comunidades.

Para esta semana se espera que la alianza interinstitucional deje constituido el Consejo Municipal de Convivencia y Seguridad Ciudadana, que impulsa la Policía de la comunidad.

Laguna de Perlas tiene una población mayor a los 20 mil habitantes, con una extensión geográfica de 3,876 kilómetros, que es resguardada por cinco policías de planta y por siete policías voluntarios.