•  |
  •  |
  • END

Desde muy temprano centenares de capitalinos se reunieron en el Gancho de Caminos, donde partieron con el tradicional desfile de la “Roza del Camino”, donde los feligreses comienzan a pagar sus promesas a Santo Domingo de Guzmán, patrono de la capital.

La alcaldesa designada, Daysi Torres, acompañó en el recorrido a los fieles seguidores del patrono de Managua, junto al párroco de la iglesia de Santo Domingo de la capital, Virgilio Suiria, quienes aprovecharon el momento para bailarle al milagroso “Minguito”.

Además, la alcaldesa fue seleccionada para ser la mayordoma durante la celebración. “Ahora que me otorgan el honor de ser la mayordoma voy a acompañar a los managuas hasta el diez de agosto cuando terminan las fiestas de Santo Domingo”, dijo.

Torres, que no profesa la religión católica, dijo que “le pido a Santo Domingo que ayude a todos los nicaragüenses a salir adelante y que dé sabiduría para ser mejores cada día”.

Desde niños hasta ancianos caminaron desde el Mercado Oriental hasta la Cruz del Paraíso, en el costado sur de Galería Santo Domingo. Ahí les esperaban más promesantes y seguidores del santo para presenciar la entrega de la tajona a Torres.

Seguridad y tranquilidad

La seguridad es uno de los factores más influyentes para este tipo de celebraciones, y la Policía Nacional cumplió con lo esperado. Durante todo el recorrido, los agentes de la Policía permanecieron atentos a cualquier incidente, lo que influyó para que los capitalinos se desbordaran sin temor.

Previo a las fiestas se prohibió a los dueños de bares y a los vendedores ambulantes el expendio de licor en botellas de vidrio.

Durante la corrida de toros, los agentes de la Policía colocaron una cuerda de seguridad para evitar que los asistentes pudieran ser golpeados.

“Esta celebración es de todos los managuas, y esperamos que todos nos comportemos de la forma adecuada, que nos respetemos, y, sobre todo, que respetemos a nuestro santo patrono” aseveró María González devota de “Minguito”.