•   SAN JOSÉ / COSTA RICA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ejército de Nicaragua confirmó hoy la captura, en un puesto fronterizo del sur del país, de dos personas, quienes al parecer son William Adolfo Cortéz y Jena Seana, una pareja estadounidense buscada en Panamá por el asesinato de dos personas, cuya identidad es verificada por las autoridades.

El jefe de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, coronel Juan Ramón Morales Quintero, informó que miembros de la institución capturaron hoy en el puesto fronterizo de Sarapiquí a dos personas que, con identificación holandesa, dicen ser William Sectar Howard y Laura Michel Ruiz.

"Los nombres que medios costarricenses manejan sobre estas capturas (William Adolfo Cortéz y Jena Seana) no corresponden con los que dieron a autoridades nicaragüenses, aunque puede ser que sean los mismos y que porten identificaciones falsas, pero eso todavía no lo sabemos", advirtió Morales Quintero.

La fuente indicó que los detenidos fueron trasladados en una lancha desde el puesto de Sarapiquí hasta San Carlos, capital del departamento de Río San Juan, a donde se espera lleguen hacia las 20.00 hora local (02.00 GMT del martes).

Ambos fueron capturados tras ingresar a territorio nicaragüense procedentes de Costa Rica a bordo de la lancha "Diana" -pequeña embarcación- y como evadieron el control que hay en ese puesto fronterizo se les persiguió y fueron detenidos, sostuvo el jefe militar.

El coronel Morales Quintero indicó que cuando los capturados lleguen a San Carlos serán entregados a las autoridades de Migración y Extranjería y entonces se estudiarán todos los elementos para verificar quiénes son realmente los detenidos.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Seguridad de Costa Rica, Jorge Protti, había informado de la captura y señalado que la pareja fue descubierta cuando viajaba en una lancha por el fronterizo río San Juan. De acuerdo con Protti, al ser vistos por la Policía costarricense, los extranjeros lanzaron al agua al conductor de la lancha y continuaron por el río haciendo caso omiso a la orden de detención dada por las autoridades. Fue hasta que llegaron a un puesto de control del Ejército de Nicaragua que tuvieron que detenerse y fueron arrestados por militares de ese país, agregó.

Panamá pidió ayuda la semana pasada para detener a Cortéz a través de la Policía Internacional (Interpol).

Cortéz, oriundo del estado de Texas, es buscado por Panamá pues los cuerpos de dos personas aparecieron enterradas en una de sus propiedades en la provincia de Bocas del Toro, en el occidente del país y fronteriza con Costa Rica.

La Policía panameña descubrió ahí el pasado martes el cadáver de una mujer estadounidense identificada como Cheryl Lynn Hugues, desaparecida en marzo pasado, y una osamenta que aún no ha sido identificada. La osamenta podría corresponder al estadounidense Bo Icelar, quien desapareció desde diciembre del año pasado y que, al igual que Lynn Hugues, llegó a Panamá hace varios años y se estableció en Bocas del Toro, de acuerdo con las autoridades de ese país.

Las autoridades también tienen conocimiento de la desaparición de dos nativos del lugar que trabajaban en la propiedad de Cortéz, aunque aún no se han presentado denuncias al respecto.