•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, confirmó este mediodía que la pareja detenida ayer por efectivos del Ejército nicaragüense es la misma señalada de haber cometido una serie de crímenes en Estados Unidos y Panamá.

“Todo indica que son ellos" los que estaban siendo buscados en diferentes países tras supuestamente cometer varios asesinatos, aseveró Reyes vía telefónica. La comisionada Reyes agregó que estas personas podrían ser deportadas hacia el país que lo solicite.

Más temprano, el portavoz del Ejército nicaragüense, coronel Juan Morales, afirmó que los extranjeros detenidos con documentación holandesa "son los mismos" que buscaba Panamá, ya que "la identificación de ellos y las fotografías corresponden con los que están apareciendo en los tips informativos".

Los sospechosos podrían ser entregados a las autoridades panameñas sobre la base de un convenio de "asistencia judicial mutua" suscrito entre Nicaragua y ese país.

Los presuntos asesinos en serie, un matrimonio que es buscado por Interpol, el FBI, el OIJ y la Policía de Panamá por matar a más de diez personas, fueron entregados esta madrugada a las autoridades de Migración y Extranjería, en San Carlos, quienes a su vez los pusieron en manos de la Policía y estarán ingresando esta tarde a Managua para ser trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial Nacional.

La pareja, a cargo del coronel César Vladimir Peralta, jefe del Destacamento Militar Sur del Ejército de Nicaragua, admitió portar pasaportes holandeses falsos y reconoció ante los responsables de Migración que sus verdaderos nombres son William Dathar Holbert y Laura Michelle Reese, ambos de nacionalidad estadounidense, y no William Adolfo Cortes Reese y Jane Seana Cortez, como señalaban los documentos que habían mostrado al momento de su detención.

Sobre las circunstancias en que vinieron a dar a territorio nicaragüense, William dijo: “no hablar” y seguidamente preguntó si tenía derecho a un abogado.  

Los extranjeros fueron capturados ayer mientras huían tras atravesar territorio tico cuando desconocieron el retén acuático en el puesto de control de Sarapiquí, sobre el río San Juan.

Entre los documentos que portaba el matrimonio se encontraban varias escrituras, planos de propiedades, certificados de acciones y las certificaciones de las empresas que constituyeron en Panamá. En cuanto a dinero, contaban con 6,755 dólares y un poco más de 5 mil colones. Además, se les decomisó un revolver calibre 38, alhajas de mucho valor, entre otros materiales.