•  |
  •  |
  • END

La mayoría de las unidades asistenciales del Ministerio de Salud, Minsa, tienen serios problemas de abastecimiento de medicinas, lo que obliga a la población a marcharse a sus casas sólo con la receta. Dicha situación se oculta, exigiéndole al equipo médico que recete únicamente los medicamentos disponibles en la lista básica de cada centro.

Así lo manifestaron los diferentes funcionarios del Minsa, quienes ocultaron sus identidades por temor a represalias, asegurando que las deficiencias en cuanto a medicinas son más notables en los hospitales del país, ya que es donde se atienden todas las especialidades médicas, y no existen los insumos suficientes para atender toda la demanda.

“Específicamente, hay carencia medicinal en casos como neurología, diabetes y ortopedia, pero hay situaciones en las que no hay ni anestesia para operar, como el caso de una paciente en Jinotepe, que unos cuantos minutos antes de la cirugía se le informó a su familiar que no tenían el fármaco en el hospital y que fuera a una farmacia a comprarlo inmediatamente”, comentó la fuente.

También indicó que de acuerdo con las estadísticas sanitarias del país, más de un 60% de los nicaragüenses padece de Alzheimer, sin embargo, el Minsa nunca ha proporcionado medicamentos específicos para este tipo de pacientes, a los que únicamente se les brinda algún calmante cuando acuden a los centros de salud.

En León, decenas de personas que acuden diariamente a recibir asistencia médica a las distintas unidades de salud, se quejan no sólo por el desabastecimiento de medicinas en las farmacias, sino por la falta de equipos y reactivos para la elaboración de exámenes de orina y sangre.

Una fuente sindical del Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, afirmó que cada dos meses el Minsa, a través del Centro de Insumos para la Salud, Cips, abastece con insumos, medicamentos y reactivos de laboratorio a dicho centro asistencial, para lo cual se destinan alrededor de 18 millones de córdobas anuales.

Adicional a esta contrapartida, el Cips aporta al Heodra 300 mil córdobas trimestrales para comprar medicamentos que se encuentran fuera de la canasta de suministro del Minsa, pero por ningún lado se observa esta inversión, porque siempre hay problemas de adquisición de medicinas.

María Elena Somarriba, una de los centenares de pacientes que acuden al Hospital de León a recibir asistencia médica, denunció que sólo les proporcionan Acetaminofén, Tetraciclina y jarabes para la tos, porque son los únicos medicamentos con los cuales se cuenta en las farmacias abastecidas por el Minsa.

Igual en Juigalpa y Chinandega
Los pacientes que acuden a los centros asistenciales de Juigalpa, como al Hospital Regional Asunción, lamentan el desabastecimiento total de medicamentos, ya que al igual que en años anteriores, sólo salen con las recetas en mano y sin poder calmar sus padecimientos.

Jacinta Marenco García llegó al Centro de Salud “Adán Barrillas Huete”, con su pequeño en brazos --quien presenta una enfermedad respiratoria--, y aunque recibió la atención médica salió sólo con las recetas, porque en la farmacia del centro asistencial le dijeron que no había medicamentos, sólo le dieron un Acetaminofén, el resto de remedios para tos y catarro del pequeño los debía comprar.

Ayer, en el Hospital España de Chinandega, desde horas muy tempranas centenares de pobladores provenientes de diversos puntos del departamento, aguardaban para ser atendidos, pero a la mayoría de ellos no se les cumplió la expectativa de obtener medicamentos.

No obstante, Luis Lindo, Director del Sistema Local de Atención Integral en Salud en Chinandega, Silais, afirmó que el 92% de la lista básica de medicamentos está cubierto en este departamento.

Además, dijo que recientemente despidieron a una trabajadora de una farmacia, a uno de una bodega de medicinas, y otro está sancionado por un mes sin goce de salario, por la ausencia de algunos medicamentos del Minsa en esa ciudad, por lo que están realizando un inventario completo para constatar la cantidad del faltante.

(Con la colaboración de José Luis González, Róger Olivas y Yelba Tablada)