•  |
  •  |
  • END

Miembros de la Dirección de Investigaciones Económicas, DIE, y autoridades del Instituto Agropecuario y Forestal, Inafor, allanaron un supuesto acopio de madera ilegal que estaba transportando troncos desde el Triángulo Minero y El Rama.

El subcomisionado Andrés Gómez Palacios, segundo jefe de la DIE, señaló que algunos habitantes de la comarca El Caracol ya habían alertado a las autoridades de que en horas de la noche y de la madrugada se descargaba la madera.

“Éste es un seguimiento, pues la madera presuntamente viene de El Rama y del Triángulo Minero, y la especie que traen es granadillo, una de las variedades más preciosas y que es cotizada a nivel nacional e internacional por su alta calidad”, señaló Gómez.

El subcomisionado también expresó que al momento del allanamiento, el dueño no presentó documentos que indicaran que los más de 27 metros cúbicos de granadillo habían sido adquiridos de manera legal. Sólo tenía soporte para 189 metros cúbicos, y parte de los permisos eran fotocopias.

Por su parte, Oscar Valdivia, delegado del Inafor, refirió que ya le habían referido que en el kilómetro 55 de la carretera que va hacia Boaco, se estaba comercializando madera de manera ilegal.

“Al venir al lugar constatamos que la documentación no cumplía con los requisitos, ya que la cantidad reflejada en los papeles no coincide con la cantidad que tiene almacenada. Hay una notable diferencia en piezas y volumen, además, que el permiso de aprovechamiento que presentan es de la Cruz de Río Grande”, señaló Valdivia.

El funcionario también señaló que este tipo de investigaciones es parte del control de aprovechamiento forestal que mantiene Inafor, con el fin de que se haga un uso racional de los recursos y no se siga despalando los bosques al punto de su desaparición.

“Al dueño de la madera se le seguirá un procedimiento administrativo, que de acuerdo con la gravedad de la causa va desde una multa hasta el decomiso del material, ese procedimiento es independiente al ámbito penal”, añadió el funcionario.

Dueño rechaza señalamientos
Mientras, Santos Membreño Ortega, supuesto dueño de la madera, mantiene que su compra fue legal, ya que la adquirió en la empresa Provemasa, en Granada, y en la cual lleva ocho años de trabajar con el objetivo de abastecer los talleres que elaboran muebles.

“Voy a ir a buscar los papeles para que vean que mi compra fue legal. Si tengo más madera de lo que ellos dicen, que se lleven lo que salga de más, porque yo me voy a apegar a mi lista, pero no voy a perder toda mi madera”, concluyó Membreño.