•  |
  •  |
  • END

Mientras las cifras oficiales hablan de logros y metas superadas en materia de retención escolar, los reportes de deserción evidencian niveles críticos. En la Costa Caribe, por ejemplo, se habla de que entre 43 y 47 niños por cada 100 matriculados este año ya han dejado las aulas.

En Waspam, Rosita y Alamikamba están los centros que mayores problemas de abandono escolar reportaron al corte del primer semestre, durante el taller “Identificar Alerta Educativa en la Localidad”, convocado por el Foro de Educación y Desarrollo Humano.

Jorge Mendoza, Director Ejecutivo de este Foro, informó de Mesas Educativas que expusieron datos de hasta 45% de abandono escolar, panorama que se suma a la alerta hecha la semana pasada por la Unidad Sindical Magisterial, donde advertía de índices de más del 30% de deserción en todo el país, siendo el problema más agudo en las zonas rurales.

Fuga en turnos nocturnos
EL NUEVO DIARIO pudo comprobar a inicios de esta semana, a través de un sondeo en institutos de la capital, una situación similar en la modalidad de secundaria nocturna. Toda esa realidad se contrapone al 90.5% de retención escolar que dice haber conseguido el gobierno este año.

A criterio de Mendoza, eso ocurre porque “el país carece de indicadores confiables… está comprobado que Nicaragua ha experimentado niveles de deserción escolar que superan en 43 ó 47 alumnos por cada 100 matriculados en primer grado”.

“El nivel de abandono es preocupante”, agregó Mendoza, lo cual fue reforzado por Elba Rivera, maestra de Nueva Guinea y miembro del grupo internacional W8, quien informó de una aguda deserción escolar en la Región Autónoma del Atlántico Sur, asociada a la pobreza, que está obligando a los padres de familia a emigrar, y que, por tanto, deja a la deriva a los niños que ante la falta de tutela optan por no ir más a la escuela.

No es nada nuevo, dice maestra
“No es nada nuevo la deserción… ya sabemos que los datos son unos y la realidad es otra. Como maestra, me doy cuenta de que las cosas no han mejorado y la situación económica ha empeorado”, expuso.

El economista Adolfo Acevedo llama la atención en el hecho de que el porcentaje de niños matriculados en primer grado y que alcanzan a llegar al último grado de primaria sea casi la mitad del porcentaje que logran países con similar nivel de desarrollo al nuestro, como Honduras y Bolivia, que alcanzan porcentajes de alrededor de un 80%.

Sus cifras reflejan que de cada 100 niños de ambos sexos que se matricularon en 2002, en el primer grado de primaria, en 2007 sólo 43.4 había logrado alcanzar el sexto grado. En las zonas rurales la cifra disminuyó a 30.6.

Lamentó que “pocos países en el mundo, entre los mas pobres del planeta, muestren un valor tan bajo de este indicador, como el de Nicaragua”, lo que le hace concluir que es necesario plantearse con seriedad que todos los niños y las niñas culminen el ciclo completo de la educación primaria.