•  |
  •  |
  • END

“Sos una bandidita, decime la verdad, él (abusador) es tu novio”, ésta es una de las frases que emplean algunos médicos forenses a la hora de la entrevista sicológica en casos de violencia sexual a adolescentes, según usuarias atendidas por movimientos de mujeres.

Esta frase llena de prejuicios morales revictimiza a la afectada, por eso el Instituto de Medicina Legal (IML) está realizando talleres de capacitación sobre normativas con enfoque de género y apegadas a derechos humanos, para superar está debilidad en el servicio prestado.

“Éstos son prejuicios, paradigmas que hay que superar, por eso estamos capacitando a los médicos forenses sobre normativas técnicas para la valoración médico legal integral con enfoque de género y derechos humanos. Necesitamos que la sobreviviente y víctima de violencia sexual e intrafamiliar se sienta en confianza y apoyada por nosotros”, recalcó el doctor Zacarías Duarte, Director del IML.

Cambio en abordaje
El funcionario aseguró que con el empleo de estas normativas se espera que haya un cambio en el abordaje de estos delitos, concentrándose tanto en las valoraciones físicas como en las sicológicas, ya que actualmente el sistema se basa en demostrar lesiones físicas y no síquicas, quedando muchos casos en la impunidad.

“Más del 90% de casos no se puede demostrar ante ausencia de lesiones físicas, por eso ahora debemos aportar al sistema de justicia un elemento de prueba adicional a la física, como es el relato de la víctima. Si esta prueba queda bien documentada, será tan contundente como la presencia de una herida”, expresó el galeno.

Las normativas también contemplan la valoración física y sicológica simultánea, para no perder la prueba y cumplir con los términos legales establecidos en la ley, pero este acápite está pendiente, recalcó el doctor, pues esto depende de presupuesto.

Por lo pronto, lo que harán es unificar criterios para la valoración médico legal de estos delitos, que representan el 43 por ciento de los casos valorados en el IML a nivel nacional. Es decir, de las 65 mil causas que valoran al año, casi 28 mil son por violencia sexual e intrafamiliar.

“Eso significa que la violencia sexual e intrafamiliar es la segunda causa de violencia en Nicaragua; por la magnitud del problema social es necesario hacer cambios en el tratamiento para beneficio del usuario. Además, sin lugar a dudas, hay un subregistro de estos delitos en municipios alejados, donde se carece de psicólogo forense y los casos no entran al sistema de justicia por carecer de pruebas”, advirtió el galeno.

Nicaragua cuenta con 72 médicos forenses, por lo que recientemente se capacitó en medicina forense a médicos del Ministerio de Salud, para solucionar las dificultades en municipios alejados de la capital, pero ahora el problema es que no comparecen en juicios por falta de presupuesto para transporte, pues nadie les reconoce ese rubro.

El director del IML dijo que es necesario que las comisiones interinstitucionales se reúnan para tratar estos ‘pegones’ y tratar de solucionarlos entre todas las instituciones y la sociedad.