•  |
  •  |
  • END

El Estado de Nicaragua debe invertir más recursos económicos y humanos para mejorar la seguridad ciudadana, y está a tiempo para no caer rendido ante el narcotráfico y el crimen organizado, consideró Leonel Úbeda, Presidente del Foro Nacional de Seguridad Ciudadana, en la novena reunión que sostuvo con la directiva de esta organización de la sociedad civil.

“La seguridad en nuestro país es buena, pero es necesario que se aplique la ley. Las leyes que tenemos en Nicaragua son buenas, pero se aplican discrecionalmente, la Policía tiene que ser mejor pagada para que no tengan necesidad de la mordida, y necesitamos duplicar la cantidad de efectivos policiales, porque de 12 mil que tenemos, el 10% está ocupado para defender a las personalidades”, indicó Úbeda.

Agregó que el restante 90% de policías es insuficiente, los delincuentes andan libres y se necesitan 20 mil efectivos en el país.

El presidente del Foro dijo que las autoridades militares, el gobierno y la sociedad civil aún están a tiempo para evitar que el país sea una base social para el narcotráfico.

“No se está haciendo nada por evitar que la población de la Costa Caribe venda sus servicios al narcotráfico, lo que hay que hacer allí son los famosos polos de desarrollo, llevar allá parte de la capital y la gracia de vivir en Managua. Este pueblo necesita trabajo, y si no lo consigue lo que hará es violentar la ley”, aseveró.

La seguridad en las calles
El comisionado Gilberto Solís, jefe del Departamento de Ingeniería de Tránsito Nacional, señaló que durante el primer semestre de este año aumentaron los accidentes de tránsito a nivel nacional, en relación con el mismo período de 2009, pero disminuyeron las muertes y lesionados por esta causa.

En 2010 han fallecido 305 personas en calles y carreteras, 13 menos que el año pasado. Los lesionados pasaron de 2,749 a 2,577 este año, y los accidentes aumentaron de 11,205 en 2009 a 11,324.

El jefe policial manifestó su preocupación porque pobladores de diferentes puntos del país han estado invadiendo lo que la Policía de Tránsito denomina “zonas de recuperación del control”, que son las áreas situadas a las orillas de las carreteras principales, por lo que hace un llamado al Ministerio de Transporte e Infraestructura y a la Alcaldía de Managua a ser más beligerantes.