•   MANAGUA y PANAMÁ  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, afirmó hoy que a "Wild Bill", el presunto asesino en serie que se le atribuye la muerte de dos personas y la desaparición de otras cinco en Bocas del Toro, "le caerá todo el peso de la ley".

Martinelli aseguró a la prensa local que por este caso también puede haber panameños perjudicados por los crímenes cometidos. El presidente hizo estos señalamientos en el aeropuerto de Albrook en la capital, donde espera a una delegación que viajó a Nicaragua a buscar a William Adolfo Cortez y su esposa Jeana Resse. Esa delegación está encabeza por el subdirector de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ), Omar Pinzón.

Martinelli manifestó por otro lado que para evitar la entrada al país de otros criminales extranjeros "se están poniendo controles biométricos para que todas las personas que ingresen sepamos quienes son".

En Managua, la Policía Nacional confirmó el traslado esta mañana a Panamá de la pareja de norteamericanos señalados de haber cometido una serie de crímenes. La comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas, informó que en la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, fueron recibidos por el teniente coronel Alexis Ernesto Muñoz Cerpa, jefe de la Interpol de Panamá, con quien se movilizaron al aeropuerto Augusto C. Sandino, para ser trasladados en un jet privado a la ciudad canalera.

Una caravana de vehículos de la policía custodiados por agentes armados con el rostro cubierto con pasamontañas trasladó a la pareja desde las celdas de máxima seguridad de la DAJ al aeropuerto, donde fue subida esposada al avión. La comisionada agregó que los norteamericanos podrían ser llevados luego a Estados Unidos, donde tienen causas pendientes con la justicia.

Posible traslado a EU
El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, aseguró de su lado que en su país están estudiando el récord criminal de la pareja detenida en Nicaragua el lunes pasado. Callahan no descartó que los supuestos asesinos sean enviados a su país, pero aclaró que las leyes estadounidenses tratan de inocente a toda persona hasta que no se le demuestre lo contrario.

Por su parte, Muñoz Cerpa recordó que en su país "tienen pruebas de dos asesinatos y uno de los cadáveres ya está identificado”. Agregó que a la pareja, que vivía en ese país hace 8 años haciendo transacciones de compra y venta de viviendas, podría esperarles una condena máxima de 35 años, según lo establecido en la ley panameña.