•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, calificó de “inconstitucional y violatoria de los Derechos Humanos” la polémica Ley SB 1070 de Arizona y consideró "afortunada" la decisión de la juez federal de Phoenix, Susan Bolton, de reprobar los puntos sensibles de la norma.

"Se trata de una ley muy controvertida, el presidente Barack Obama cree que es inconstitucional (...) estoy completamente de acuerdo con mi presidente", afirmó el diplomático estadounidense en un acto público al responder preguntas de periodistas.

Tras aclarar que no es abogado, Callahan señaló que la ley de Arizona "viola un artículo de nuestra Constitución donde dice que las personas son iguales ante la ley".

El embajador agregó que el próximo año el gobierno de Estados Unidos impulsará una reforma a la Ley SB 1070 con el fin de lograr que los inmigrantes ingresen al país de manera legal, ya que ellos representan un gran aporte para la economía de su país.

Asimismo, señaló que hay al menos 12 millones de inmigrantes en ese país y que la mayoría de los ciudadanos norteamericanos tienen familiares o son descendientes de algún expatriado.

El funcionario estadounidense ofreció sus declaraciones al entregar una donación de su país por 57.000 dólares a la directora general de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, para fortalecer un programa de combate contra el tráfico y consumo de drogas y la violencia, que ejecuta la Dirección de Asuntos Juveniles de la institución

La ley de inmigración de Arizona quedó promulgada por la gobernadora de ese estado, Jay Brewer, el pasado abril. Sus críticos alegan que puede conducir a la discriminación racial, en especial contra la población hispana. Se calcula que en Arizona hay cerca de 460.000 inmigrantes ilegales, la mayor parte de ellos hispanos.