•  |
  •  |
  • END

Esposados y encadenados de pies y manos bajo la custodia de una caravana de vehículos de la Policía Nacional y oficiales panameños, fue llevada en horas del medio día de ayer al Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino la pareja señalada de ser asesinos en serie, allí abordaron la avioneta privada HP-20A que los trasladaría hasta Panamá donde tendrán que responder por una serie de crímenes violentos.

La deportación se hizo posible gracias a que las autoridades panameñas, a través de Interpol, solicitaran la entrega de William Adolfo Cortez Reese, alias “Wild Bill” (Salvaje Bill), y su mujer, Jeana Seana Cortez, quienes escaparon de Panamá, desatando una persecución por tres naciones de América Central.

“La orientación que nosotros tenemos es entregarlo a través de Migración por sus estatus, en primer lugar de ilegal en el país, y en segundo lugar por los delitos cometidos en vista de que hay una nota roja de Interpol y una orden de captura emitida también por las autoridades competentes panameñas”, explicó el comisionado general Carlos Palacios, subdirector de la Policía Nacional.

Cinco personas desaparecidas
El comandante Omar Pinzón, Subdirector General de Investigación Judicial de la Policía Nacional de Panamá, y el subcomisionado Alexis Muñoz, jefe de Interpol de Panamá, fueron los oficiales que se encargaron de llevar a ese país a los detenidos. El primero aseveró que la pareja tiene cargos por los delitos contra la vida y la integridad personal y por la desaparición de cinco personas.

“Éstas son las personas que nosotros buscamos, ya fue comprobado a través de Interpol sobre la identidad específica de estos señores…lo real es que ya tenemos físicamente dos cuerpos ubicados dentro de la finca y uno plenamente identificado, del otro se están haciendo los estudios de ADN para tener la certeza; también tenemos la denuncia de otras cinco personas que en algún momento han tenido relación ya sea comercial o laboral con esta pareja”, aseguró Pinzón.

El jefe policial panameño indicó que los norteamericanos vivieron ocho años en Panamá, pero fue hasta que conocieron la denuncia de un poblador que pudieron conocer la aparente barbarie que cometían. Dijo que las personas que conocen a la pareja los mencionan como dos personas normales que hacían negocios y no levantaban sospechas.

Pinzón señaló que junto a otros países están realizando la búsqueda de cadáveres por las rutas marítimas que los detenidos pasaron, ya que se presume que habrían matado a otras personas a su paso y tirado los cuerpos a las aguas.

Posible traslado a EU
El comisionado Palacios dijo que “la información que nosotros portamos es que también estas personas han cometido una cantidad de delitos en diferentes estados de Estados Unidos. Sin embargo, el embajador de este país en Nicaragua, Robert Callahan, confirmó que los detenidos son norteamericanos, pero que aún están estudiando el récord criminal.

“Yo creo que es muy importante que ellos estén ahorita bajo custodia y que van a enfrentar la justicia y ustedes los panameños y nosotros en los Estados Unidos tenemos una doctrina de ley que dice que todas las personas son inocentes hasta que sean probados culpables, entonces tenemos que reservar nuestros juicios”, indicó Callahan.

Pinzón dijo que la pena máxima en Panamá es de 35 años y agregó que hay alertas de posibles crímenes cometidos por la pareja en Costa Rica, Holanda y Estados Unidos, pero que estos países hasta ayer no habían hecho una solicitud formal de extradición.

“Habrá justicia”, dice Martinelli
Mientras en Panamá el mandatario de este país, Ricardo Martinelli, afirmó que a "Wild Bill"y su esposa "les caerá todo el peso de la ley". Aseguró a la prensa local que por este caso también puede haber panameños perjudicados por los crímenes cometidos.

Martinelli manifestó por otro lado que para evitar la entrada al país de otros criminales extranjeros "se están poniendo controles biométricos para que todas las personas que ingresen sepamos quienes son".