•  |
  •  |
  • END

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, calificó de “inconstitucional y violatoria de los derechos humanos” la polémica Ley SB 1070 del estado de Arizona, que ha generado mucha polémica por la discriminación racial que puede generar contra los inmigrantes.

“Mi opinión personal, bueno, no es una sorpresa para ustedes, pero estoy completamente de acuerdo con mi presidente porque nuestra Constitución tiene un artículo y dice al tratamiento igual bajo la ley y para mí la ley de Arizona es una violación a este artículo…”, afirmó Callahan.

La ley entró en vigencia ayer y fue promulgada el pasado 23 de abril por la gobernadora republicana, Jane Brewer, lo que generó que diferentes organismos nacionales e internacionales defensores de los derechos de los inmigrantes, señalaran que la misma convierte en delito el simple hecho de ser un migrante indocumentado en Arizona, pero la juez federal de Phoenix, Susan Bolton, mandó a suspender los puntos sensibles de la norma que despertaron la polémica.

“Anteayer una Corte ha fallado que algunos aspectos de la ley sí son inconstitucionales y la Policía en Arizona no puede aplicarla, entonces eso para mí es buena noticia, yo creo que eventualmente va a llegar a la Corte Suprema en los Estados Unidos y ellos van a decidir si la ley es o no constitucional”, recordó el embajador.

Próximo año discutirán reforma
El diplomático aseveró que el próximo año el gobierno de Estados Unidos se dedicará a trabajar en una reforma a la Ley de Migración, con el fin de lograr que los inmigrantes ingresen al país de manera legal, ya que ellos representan un gran aporte para la economía y cultura de su país.

“Sí tenemos leyes sobre inmigración legal a los Estados Unidos, pero nosotros no aplicamos las leyes, hay un caos casi completo en nuestra política de inmigración, entonces es necesario que los senadores, diputados de la Cámara de Representantes encuentren una manera de votar por una ley que sea clara, justa, que podamos aplicar para asegurar que los inmigrantes que quieren ir a los Estados Unidos puedan ir, pero de forma legal”, consideró el embajador.

Señaló que hay entre 10 a 12 millones de inmigrantes en ese país que han llegado en busca de oportunidades. “Todos nosotros, cada norteamericano, con excepción de nuestra población indígena, somos hijos, nietos, bisnietos de inmigrantes; en mi caso personal tuve un abuelo que llegó de Irlanda a los Estados Unidos y él trabajó mucho y tuvo éxito en los Estados Unidos y su nieto hoy día es el embajador en Nicaragua”, contó Callahan.