•  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Salud, Minsa, tiene desabastecidas de medicamentos y equipos gran parte de sus unidades sanitarias, tanto así que en algunos centros la población sólo llega a pasar consulta, y si corre con suerte se va con el tratamiento para unos cuantos días, pero en la mayoría de los casos no es el medicamento óptimo para sanar las dolencias de los pacientes.

Así lo confirmaron varios galenos que trabajan en los diferentes centros y hospitales de la nación, quienes prefieren omitir sus datos personales por temor a ser despedidos, señalando que existe una serie de tratamientos en el Minsa, que son como el pan de cada día en sus instituciones, pero que están desfasadas, e incluso prohibidas legalmente en otros países.

“Sólo para mencionar algunos, usamos el fármaco Difenhidramina, que se utiliza como antialérgico, no debería utilizarse porque produce mucha sedación; también usamos el Fenobarbital, medicamento anticonvulsivante, pero hay otros más efectivos que éste; también está el Ritaline que es para los niños con hiperactividad, todos esos están en desuso en otros países”, indicaron.

De igual manera, revelan que en sus centros de trabajo les informan sobre el medicamento que tienen disponible o el que ha sido reemplazado, según la patología, así como también les insisten en que el paciente no se puede ir con las manos vacías, aunque no sea el medicamento adecuado o el ideal para calmar sus molestias, “siempre hay que darles algo”.

Escasez de todo
La misma escasez de reactivos médicos obliga a las autoridades de las unidades asistenciales a colocar pequeños avisos en sitios visibles, indicándole a la población que no se están realizando ciertos procedimientos, como en el caso del centro de salud “Francisco Morazán”, en cuya área odontológica solamente se están extrayendo piezas dentales.

Otra problemática frecuente es que existen medicinas que únicamente las distribuye el Minsa y cuando éstas se terminan, la población queda desamparada. Específicamente, en centros de salud como el “Francisco Buitrago”, desde hace cuatro semanas los pacientes con tuberculosis están esperando tratamientos para este mal y éstos no se encuentran en ninguna farmacia del país.

Brigadas se llevan insumos
Los médicos consultados también aducen que el desabastecimiento en sus centros de trabajo se debe a la propaganda política que invade todas las instituciones gubernamentales, en este caso, el área de salud se ve afectada por las denominadas brigadas médicas sandinistas, las que se proveen de los pocos insumos que tienen las unidades del Minsa.

“Nosotros no nos oponemos a que se le lleve atención médica a las comunidades pobres, sin embargo, no admitimos que dejen desabastecidos los hospitales y centros a cambio de darse propaganda con los mismos recursos del Minsa, dejando desabastecidas dichas unidades, para luego decir que los médicos sandinistas brindan atención y medicamentos gratuitos. Eso es una maniobra política”, insisten.

Las Previsionales
Además, señalaron que otro factor que incide en el desabastecimiento, es que ahora gran parte de las previsionales, sobre todo en los departamentos, le pertenecen al Minsa, y cuando un afiliado asiste a la clínica previsional se puede notar que el medicamento que le proporcionan dice “propiedad Minsa”.

Es decir, “la cantidad de consumidores se ha aumentado por el hecho de que ahora también se abastece al paciente del INSS, distribuyéndose el medicamento en varias vías y eso hace que el paciente público quede desprotegido”, señalaron.