•  |
  •  |
  • END

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, reconoció que los ciudadanos de su país tienen gran parte de culpa de la permanencia del narcotráfico, al consumir drogas ilegales, y calificó esta actividad como “un comercio nefasto y sucio”, difícil de combatir debido a que cuenta con muchos recursos económicos.

“Es una tarea muy, muy difícil contrarrestar la influencia de las drogas y tenemos que atacar el problema a través de varias medidas, una es el consumo en Estados Unidos, como ha dicho públicamente Henry Plenty: ‘tenemos una parte grande de culpa porque son muchos norteamericanos que están consumiendo las drogas ilegales, pero también tenemos que atacar el problema a través de educación’”, aseveró Callahan durante el acto de entrega de un donativo que hizo el jueves a la Policía Nacional.

Sobre el consumo de drogas, la Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, aseguró que la institución ha ejecutado planes contra los expendios de drogas.

853 expendios allanados
“En este año la Dirección de Drogas en todo el país había combatido 853 expendios de drogas, éste es un trabajo permanente, difícil de erradicar totalmente porque mientras permanezca el tráfico de drogas y mientras no haya todo este crecimiento de trabajo preventivo que se hace con niños y jóvenes, el problema del consumo estará latente en todas las clases sociales y todos los departamentos del país”, indicó Granera.

Especialistas centroamericanos en crimen organizado y narcotráfico han criticado las políticas estadounidense que han centrado recursos económicos para combatir estos males en México y Colombia, otorgando apoyo raquítico a Centroamérica, lo que ha provocado que los criminales estén asentando sus bases en nuestros países.

“Es un problema enorme, estamos gastando miles de miles de millones de dólares en varias facetas del problema, estamos trabajando con nuestros amigos en el hemisferio, en el mundo y vamos a seguir trabajando, pero no es fácil porque estos comerciantes de drogas tienen mucho dinero, posibilidades y recursos para vender la droga y no solamente en Estados Unidos sino también en Europa y hasta aquí”, dijo el embajador.

En el marco del programa de educación para resistir el uso y abuso de drogas conocido como DARE, impulsado por la Embajada Americana, Callahan entregó a la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía materiales escolares, banners, mil libros de secundaria, cinco scanners portátiles, 500 camisetas y gorras, 30 mil libros del programa DARE para primaria y secundaria y un microbús. El monto de la donación es de 57 mil dólares.