•  |
  •  |
  • END

“O me reintegran o me voy al cementerio”, es la determinación de Fredy Antonio Velásquez, Secretario General de la Federación Democrática de Trabajadores del Servicio Público, cuyo estado de salud es delicado después de 5 días en huelga de hambre frente al Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, de donde alega haber sido despedido injusta y arbitrariamente.

Según Velásquez, de 43 años, ha asistido a todas las instancias pertinentes y utilizado todos los mecanismos permitidos por la ley para que se acate su reintegro dispuesto por el Ministerio del Trabajo, sin embargo, su despido fue en abril de 2008, y es hoy y continúa esperando que el ministro Pablo Fernando Martínez se digne a acatar las leyes del país.

“No soy sólo yo, también hay cantidad de trabajadores del MTI en las mismas condiciones de despido. El Ministerio del Trabajo dispone que la suspensión fue arbitraria, tenemos el dictamen de un recurso de amparo a nuestro favor, y el juzgado laboral también manda nuestro reintegro, pero como a sus ministros violadores de las leyes laborales, el Presidente de la República no les dice nada, entonces hacen lo que quieren”, comenta el huelguista, que ya está padeciendo mareos y náuseas por la falta de alimentos sólidos, y deshidratación severa.

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, hizo un llamado al presidente Daniel Ortega a que sea consecuente con su discurso populista de “Pueblo Presidente”, y restituya los derechos a estos trabajadores lanzados a la calle por sus ministros.

¿Y la reconciliación?
“Que escuche al pueblo. El discurso de amor y reconciliación, sólo en eso queda… No le importa lo que suceda con los empleados públicos”, expresó durante su visita a Velásquez.

Carmona aseguró que seguirán acompañando a estos obreros despedidos por reclamar sus derechos en la institución, y hacen responsable al gobierno por el daño que pueda padecer Velásquez.

Van 18 mil corridos
Álvaro Leiva, directivo de la Federación de Sindicatos Democráticos del MTI, también reclamante de su reintegro, recordó que durante el mandato de Ortega son 18 mil trabajadores del Estado los que han sido lanzados a la calle, miembros de sindicatos no adeptos al partido de gobierno, que han luchado por sus derechos o despedidos para ubicar en sus plazas a simpatizantes del orteguismo.

“Ayer recibimos la visita de Amanda Villatoro, Presidenta de la Confederación Sindical Internacional, quien se fue muy preocupada luego de revisar la situación de los trabajadores por violación a la libertad sindical, el fuero sindical y convenio colectivo. Esperamos que en las próximas horas se remita una comunicación oficial al presidente Ortega, en tanto a la situación que se vive en el país”, dijo el sindicalista.