•  |
  •  |

Atraídos por la devoción a la diminuta estatuilla de Santo Domingo de Guzmán, decenas de capitalinos se congregaron en la iglesia de Las Sierritas para presenciar la bajada de la milagrosa imagen.

Los feligreses llegaron al templo desde tempranas horas de la mañana, donde esperaron la homilía que estuvo a cargo del Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua y Monseñor Carlos Avilés, vicario de la misma.

En la actividad religiosa estuvo presente la alcaldesa de Managua, Deysi Torres, quien por segundo año consecutivo es mayordoma de una de las fiestas patronales más grandes del país. “Para mí es un honor tener la oportunidad de participar en esta experiencia donde soy testigo del fervor y el amor de los nicaragüenses”, expresó Torres.

Esta noche se llevará a cabo en Las Sierritas la tradicional vigilia de “Minguito”, en la que los devotos esperarán el amanecer entre filarmónicos y bailes, hasta que el Santo inice su tradicional recorrido hacia la iglesia de Santo Domingo en los escombros de Managua.