•  |
  •  |
  • END

Lo que comenzó como un simulacro para cumplir con los requisitos internacionales de seguridad aeroportuaria terminó con una persona herida, una golpeada, un vidrio de la Terminal quebrado y pánico masivo en diferentes partes del país, pues la oficialista Radio Ya hizo creer durante la transmisión del evento, que se trataba de un ataque real hasta que las mismas autoridades del aeropuerto pidieron la aclaración.

El ensayo comenzó a eso de las nueve y media de la noche del viernes. Durante el evento quedó en evidencia también la falta de respuesta inmediata de las autoridades y la escasa organización de los participantes.

El simulacro comenzó cuando diez hombres armados irrumpieron en las instalaciones del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino y tomaron como rehenes al personal y algunos pasajeros, a quienes trasladaron al segundo piso del edificio donde establecieron su cuarto de operaciones.

Como parte del ensayo, autoridades del Aeropuerto se comunican con miembros del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional. En otro punto de la Terminal, se estableció un grupo de personas para tratar de negociar con los terroristas, quienes pedían 10 millones de dólares y un avión para huir del país.

Lo que establecía el manual

El manual establecía que como parte de la presión sobre los irregulares, el grupo negociador corta los suministros de energía y ordena el cierre del espacio aéreo. Se informa al minuto al Presidente de la República sobre la gravedad de la situación.

Minutos después se activan los planes de contingencia militar, un miembro del grupo intermediario distrae a los terroristas, mientras sigilosamente un helicóptero aterriza en la pista y una tropa del Ejército se divide e irrumpe abruptamente en el aeropuerto, donde intentan detener a los sujetos, con el cuidado de no dañar a los rehenes.

La tropa ingresa a la base de operaciones de los terroristas, se produce un enfrentamiento directo, que deja como resultado tres irregulares muertos. Por último, se traslada a los rehenes a otra sala donde los ponen de rodillas e ingresa la técnica canina para determinar si portan algún explosivo y un grupo de médicos atiende a los heridos.

Mala comunicación

Lo anterior era el procedimiento que seguirían las autoridades policiales y militares de Nicaragua, al producirse una amenaza terrorista, pero la realidad vista ayer, fue otra. A pesar que miembros del Ejército y trabajadores del aeropuerto se capacitaron más de un mes, al momento del simulacro la falta de comunicación fue notable y la “respuesta inmediata” falló.

Entre cada acción, los períodos de tiempo eran muy largos, mientras los “rehenes” corrían de un lado a otro en el segundo nivel del edificio. Esto provocó la caída de Xochilt Palacios, quien resultó con una herida en el labio superior derecho y con residuos de vidrio incrustados en una de sus piernas.

En el simulacro participaron un mil 52 personas, los mayores participantes eran el Ejército, con 457 soldados, la Policía Nacional, con 230 efectivos, y nueve representantes de Aeronáutica Civil, según confirmó el General de Brigada, Jorge Miranda, jefe de la Fuerza Aérea. Miranda reconoció que hubo momentos en que faltó la comunicación entre miembros del Ejército y trabajadores del aeropuerto.

¿Estamos seguros ante un ataque?

Con respecto a las fallas, Óscar Salvador Balladares, jefe del Estado Mayor General del Ejército, indicó: “Esas cosas pasan, es imposible desarrollar una actividad donde hay cientos de personas participando, es difícil que no suceda, tomamos todas las medidas para evitarlo pero no se pudo, fue algo leve, solo un vidrio y una persona herida, además para eso son los simulacros, para ver las debilidades”.

El jefe militar señaló que con este simulacro están cumpliendo uno de los requisitos de la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, que establece que este ejercicio se debe realizar cada 24 meses (dos años).

“Este tipo de ejercicios consolida la certificación alcanzada por Nicaragua en cuanto a seguridad operacional y aeroportuaria. A nivel centroamericano obtuvimos el primer lugar, a nivel latinoamericano el tercer lugar, estamos debajo de Cuba y Venezuela y si es a nivel mundial, tenemos el sexto lugar. Esto exige a las instituciones involucradas a continuar redoblando esfuerzos, para que el país sea seguro para el turismo y para el pueblo”, señaló Balladares.

“Hay cosas que mejorar, pero considero que nuestras autoridades están preparadas para este tipo de ilícito, claro, habrá que poner cuidado en los tiempos de acción entre las autoridades del Ejército de Nicaragua, PN, Migración, comunicación y estrategias que ayuden a liberar sin ningún problema a los secuestrados”, dijo por su parte Orlando José Castillo, Gerente del Aeropuerto.

Irresponsabilidad al comunicar

Minutos después de haber comenzado el simulacro, el periodista de la oficialista Radio Ya, Nicolás Berríos, informó de “última hora” la actividad, sin tomar las precauciones necesarias para hacer del conocimiento de su audiencia, que se trataba de un ensayo.

El periodista informaba que un grupo de terroristas se había tomado el aeropuerto y tenían secuestrado a pasajeros y trabajadores, tres de los cuales ya habían perdido la vida. En el tiempo que transmitía, omitió recalcar que se trataba de un simulacro.

Algunos usuarios de la Terminal que desconocían el ejercicio estallaron en nervios. Segundos después los celulares comenzaron a sonar, familiares y amigos llamaban a preguntar respecto de la situación, temiendo por aquellos que esperaban sus vuelos y por otros que apenas arribaban.

Al ver lo que sucedía, organizadores del evento llamaron al director de la radio, Denis Schwartz, para pedirle que hablara con su periodista, quien a partir de ese momento comenzó a indicar que todo se trataba de un simulacro en caso de un ataque terrorista. Pero el daño estaba hecho y la población que sintonizaba la estación a esas horas ya había entrado en pánico.

En este rotativo también se recibieron llamadas cerca de la diez de la noche y como cubríamos la actividad, aclaramos a quienes nos llamaron, que se trataba de un ejercicio de seguridad. Ayer EL NUEVO DIARIO trató de comunicarse con Schwartz para conocer sus impresiones al respecto, pero vía telefónica indicaron que no llegaba los sábados y no tenían idea de dónde poder localizarlo.

La capitalina Gretchen Jiménez fue una de las que estaba escuchando la radio oficialista cuando difundieron la noticia. “Me tomó por sorpresa porque no estaba enterada del asunto, me asustó más porque también dijeron que venía un vuelo con una gente, algunos amigos me llamaron diciéndome que había terroristas en el país, mi mamá se puso nerviosa y hasta después dijeron que se trataba de un simulacro y que todo estaba bien, lo repitieron varias veces, pero solo hasta que habían metido la pata”, contó.

Aparentemente al periodista se le ocurrió repetir el episodio de 1938 en Estados Unidos, cuando el productor y actor Orson Welles, en su programa radiofónico, anunció que los extraterrestres estaban invadiendo la tierra, lo que causó una histeria colectiva, pues a pesar de que al inicio se hizo una aclaración de que se trataba de una obra radio-teatral, los oyentes que sintonizaron la emisora más tarde, no sabían eso, entrando en pánico total.