•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El alguacil jefe del Condado Maricopa (Arizona), Joe Arpaio, dijo ayer que continuará su trabajo después de que su oficina recibiera una supuesta amenaza de muerte contra él desde México.

En una entrevista con la cadena de televisión CNN, Arpaio dijo que desde hace un par de años ha tomado algunas precauciones para su protección personal, pero que no le intimidan las amenazas.

"No es una novedad que me manden amenazas de muerte, pero eso no me aparta de mi trabajo", dijo el jefe de Policía, quien subrayó: "En la frontera preocupa que la violencia de México pueda colarse en Estados Unidos, pero nosotros no podemos aflojar, tenemos que continuar nuestro trabajo".

Arpaio, de 78 años, y quien se describe a sí mismo como "el jefe de Policía más duro de Estados Unidos", continuó esta semana con sus redadas en Maricopa para la captura de inmigrantes indocumentados. El condado incluye la ciudad de Phoenix y varios de sus barrios.

FBI investiga
La portavoz de la Jefatura de Policía de Maricopa, Lisa Allen, dijo que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) se ha sumado a la investigación de la amenaza enviada en forma de mensaje de texto desde un teléfono celular desechable en México. Allen señaló que el mensaje ofrecía un millón de dólares a quien mate a Arpaio.

Además de su celo en la captura de inmigrantes indocumentados, Arpaio se ha ganado fama nacional por el establecimiento de una prisión en un campo con carpas en el desierto de Arizona, por suministrar calzoncillos rosados a los reclusos y porque se ha jactado de que él gasta más dándole a comer a un perro que lo que gasta alimentando a un recluso en su prisión.