•  |
  •  |
  • END

El proceso de liquidación del Banco del Éxito (BANEX), antes Findesa, inició ayer después de que la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, Siboif, lo solicitara este martes pasado al Juez Cuarto Distrito Civil de Managua, Néstor Castillo.

Durante la auditoría realizada al Banex, la Siboif detectó la insostenibilidad de operaciones financieras de esta entidad bancaria, y los mismos accionistas tuvieron que solicitar la liquidación del banco, según nota de prensa de los Juzgados de Managua.

Víctor Urcuyo, Superintendente de Bancos, aseguró que el proceso es meramente formal para cumplir el trámite que establece la ley, pero que daño a los ahorrantes no hay. “La liquidación no significa mayor cosa, pues la gran mayoría de clientes recibieron su dinero”, dijo Urcuyo.

El superintendente también aseguró que casi el ciento por ciento de los depósitos, unos 40 millones de dólares, ya fue entregado a los 3 mil depositantes y fue cubierto con recursos propios del banco.

Trabajadores asegurados con sus liquidaciones

Según Urcuyo, el pago de salarios, liquidación y otros beneficios de los trabajadores de Banex ya fue liquidado. Hace una semana la Superintendencia consignó en el Juzgado Primero Distrito Civil, a cargo de la doctora María Cristina Huete, 120 mil dólares y dos millones de córdobas, como parte del proceso previo al inicio de liquidación. Los 120 mil dólares consignados en el Juzgado Primero es el sobrante que no había sido retirado por los clientes cuyos depósitos son menores.

No puede volver a ser financiera

El presidente del Banco Central de Nicaragua y presidente del Consejo Directivo de la Siboif, Antenor Rosales, comentó ayer por la tarde que aún no había sido informado sobre la solicitud que hizo el Superintendente de Bancos a la entidad judicial.

Sin embargo, indicó que esa es una medida que corresponde en ese caso, partiendo de los acontecimientos que se han producido en Banex. “No habiendo depósitos que restituir, lo que queda es la liquidación, y es el Superintendente el que debe solicitarla a la entidad judicial, y posteriormente nombrar a un liquidador”, adelantó.

El liquidador, que será nombrado por Urcuyo, es quien se entenderá con los acreedores y accionistas de Banex. El proceso de liquidación, según Rosales, no debe durar más de un año.

“Una vez que ese proceso termine, será necesario que el Superintendente mande a registrar la extinción de esa entidad, esto es irreversible. Ya con esto (la liquidación de por medio y la extinción) es imposible que se convierta en financiera”, aclaró Rosales.

La única opción que tienen los accionistas, de acuerdo con el titular del BCN, es conformar una nueva sociedad y cumplir los requerimientos legales y financieros para establecerse como nueva financiera o microfinanciera.