•  |
  •  |
  • END

Por fin Miriam Raudez, oficialmente Ministra de Educación, compareció públicamente, aunque no muy dispuesta a hablar sobre las críticas que envuelven al Ministerio de Educación, Mined, comenzando por su supuesto limitado poder de dirección a raíz del nombramiento de Salvador Vanegas como Secretario de la Presidencia para Asuntos de Educación.

“La crisis la ha creado no sé quién” respondió Raudez, cuando EL NUEVO DIARIO le pidió aclarar la inestabilidad creada por el silencio institucional y el protagonismo de Vanegas, que dio lugar a que diversos sectores demandaran conocer quién realmente está dirigiendo el Mined y advirtieran su destitución del cargo.

“Lo único que te podemos decir es que en el Ministerio de Educación estamos trabajando… en función de hacer obras por esta educación, estamos trabajando por la batalla del sexto grado”, declaró Raudez mientras avanzaba apurada hasta su camioneta, luego de inaugurar la tarde de ayer el Instituto “Augusto C. Sandino”, en Puerto Sandino, del municipio de Nagarote, León.

Raudez no se dio tiempo para explicar por qué cuando apenas se le logra ver en eventos como el de ayer, donde difícilmente los medios de comunicación pueden tener acceso a ella, y que no implican atender la problemática educativa, Vanegas, un funcionario de menor rango, habla de proyecciones, estrategias y hasta promete solucionar los problemas del sector educativo con más presupuesto.

Nueva estrategia para abolir exclusión

A las críticas a la Nueva Propuesta Educativa que presentó cuando asumió en abril como titular del Mined, también les restó importancia, asegurando que “tenemos un montón de maestros, los maestros son los que validan esta estrategia”, la cual lo que plantea es “cambiar una política de exclusión educativa con una de inclusión educativa; universalizar la educación”, señaló.

“Ministerio modelo”

Durante el acto de inauguración del centro, cuya construcción representó una inversión 3 millones 700 mil córdobas, la titular de Educación hizo énfasis en que están trabajando por crear un “ministerio modelo”, en la calidad educativa, cobertura y promoción escolar.

“Tenemos que romper record de promoción escolar”, expresó, tras llamar a los padres, a los maestros y a los alumnos a comprender que “la educación como bien social es una responsabilidad de este gobierno, pero es una tarea de todos”. En su discurso no faltó la retórica partidaria que invita a “la práctica solidaria con ideales socialistas. Nosotros debemos trabajar en función de la formación en valores”.

Continuó refiriéndose a lo que llaman “batalla por el sexto grado” --que implica que todos los colegios del país ofrezcan la primaria completa, dado que en las zonas rurales muchos estudiantes sólo llegan al tercero o cuarto--, señalando que “solamente con un gobierno revolucionario se puede pensar en este tipo de metas y desafíos”.

Respecto a las demandas de falta de pago justo que han hecho públicas tanto jubilados como quienes están prestando servicios de sustitución de plazas, la ministra apenas alcanzó a decir: “Son puras especulaciones”.