elnuevodiario.com.ni
  •   Tomado de prensa.com  |
  •  |
  •  |

Las autoridades judiciales encontraron ayer una prótesis dental dentro de un baúl en el segundo piso de la Hacienda Cortez, que era ocupada por William Dathan Holbert, conocido como "Wild Bill".

Los investigadores creen que la dentadura pertenece a Mike Brown cuyos restos fueron hallados el pasado martes en una fosa detrás de esta casa, en el sector Aguacate en la provincia de Bocas del Toro.

"Wild Bill" aceptó durante su indagatoria que asesinó a Brown, su esposa y su hijo en el año 2007.

La prótesis, con piezas de oro, tenía adheridos restos orgánicos, lo que hace sospechar a los forenses que le fue arracada a alguien. Todas las piezas serán analizadas por odontólogos forenses que las compararán con registros pre-mortem para determinar si, en efecto, eran los dientes de Brown.

El fiscal auxiliar, Ángel Calderón, informó que en la hacienda también fue hallado un revólver 38, que será sometido a pruebas de balística pues no se descarta que haya sido el arma usada por Holbert para matar a sus víctimas, tal como él mismo confesó. Falta por recuperar una pistola 9 milímetros.

Descubren cráneos de tres osamentas
Los cráneos de las tres osamentas halladas este martes, que se supone pertenecen a Brown y su familia, presentaron perforaciones supuestamente producidas por impactos de bala.  El fiscal Calderón afirmó que todos los restos encontrados serán analizados por peritos en la morgue de David.

El subdirector del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, José Vicente Pachar, precisó que en las experticias participarán antropólogos, odontólogos y genetistas para identificar científicamente a las víctimas y determinar las causas de la muerte. “Estamos en una segunda etapa, que comprende estudios forenses. La primera etapa fue la de extracción de los cuerpos. Se trata de dos hombres adultos, probablemente un adolescente, y dos mujeres”, detalló.

Acotó que a simple vista se observan circunstancias traumáticas en los restos y que las víctimas pudieron ser ultimadas a tiros. Según Pachar, la data de muerte de cada víctima va desde los tres meses aproximadamente, hasta un tiempo mucho mayor.

Ayer comenzaron a ampliar sus declaraciones los empleados que participaron en los entierros de los cuerpos, bajo el engaño –según Holbert– de que se trataba de basura. (Con información de Flor Bocharel Q.)