•  |
  •  |
  • END

El Frente Sandinista consideró, mediante un documento interno, al cual tuvo acceso EL NUEVO DIARIO, que es el momento “propicio para oficializar a nuestro único candidato para las elecciones de 2011, el compañero comandante de la revolución Daniel Ortega”, porque aunque “los sectores recalcitrantes despotrican que no puede reelegirse, la verdad es que hemos legalizado que se puede, negociando con diputados de la oposición…”, reza el manifiesto escrito desde la Secretaría de ese partido.

Sin embargo, en la letra y en el espíritu del documento se deja entrever alguna inseguridad, cuando en las recomendaciones, sobre la candidatura de Ortega, expresan, “…debemos estar preparados para un plan B, por cualquier contingencia o presión exterior”.

La estrategia reeleccionista de Ortega se basa fundamentalmente en “el dominio absoluto de todos los poderes del Estado. El pacto no debe ser obstáculo para manipular a nuestro favor los estados de opinión en contra de nuestros opositores”, consigna el manifiesto, al tiempo que llaman a “no negociar cuotas de poder en el Consejo Supremo Electoral, factor decisivo para la segunda etapa de la revolución”.

Referencia al Partido Conservador

Lo expuesto en el documento coincide con hechos que se han observado en los últimos días en la oposición cuando afirma: “…los oligarcas y lacayos criollos están derrotados, desunidos, fracasados y en pugnas, incluso muchos de ellos se han pasado a nuestras filas, hastiados de tanto derrotismo y divisionismo dentro de sus debilitadas organizaciones”.

Una de las medidas recomendadas para capitalizar las debilidades de la oposición es “consolidar la alianza con la Convergencia y otros actores políticos como el Partido Conservador”.

Un sector de ese partido ha acusado a otra fracción de haber organizado una reunión para elegir candidatos a elecciones nacionales, irrespetando estatutos de dicha institución, “todo para acercarse al FSLN”, lo que ha sido desmentido por la presidente del PC, Azalia Avilés.

Cosep, aliado táctico

El documento dirigido a miembros de la Dirección Nacional del FSLN --sólo hay dos con Ortega--, a miembros de la inexistente Asamblea Sandinista, secretarios políticos y líderes de base, asume las frases de Tomás Borge cuando afirmó que “cueste lo que cueste, el FSLN no debe permitir el retorno a la derecha”, y considera haber vencido los últimos obstáculos en las relaciones con el gobierno de Estados Unidos y el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, cuya relación con éste llaman “acompañamiento táctico”.

Al éxito de haber convencido al gobierno de Estados Unidos, la alianza táctica con el Cosep, le suman a “un grupo de sacerdotes de la Iglesia Católica”.

Consideran que las últimas alianzas tácticas coyunturales “nos han dado un excelente resultado, aunque en este sentido tenemos que reconocer que, económicamente, los costos nos han sido muy altos, porque las prebendas y compromisos materiales con estos señores han sido muy costosos y amargamente necesarios”.

Temen divisiones internas en el FSLN

Consideran como una parte importante para la estabilidad de su proyecto, “el avance del sistema socialista del ALBA, y el que “una buena parte de nuestros acérrimos adversarios y enemigos históricos del pueblo, nos hayan prometido respaldo y apoyo”.

El manifiesto del FSLN deja entrever cismas internos cuando afirma: “…es importante atacar desde sus inicios cualquier manifestación de divisionismo que nuestros enemigos quieran implementar a lo interno de nuestras filas”.

Ortega y Murillo han aparecido en público con los principales jefes del Ejército y de la Policía, hecho que ha inquietado a analistas y a ciudadanos. En el documento expresan que, “…con el apoyo incondicional de los hermanos del Ejército y de la Policía Nacional, deben estar atentas y vigilantes, siguiendo las instrucciones emanadas de la Secretaría del Frente Sandinista”.

Mantener morteros, garrotes y piedras

En las recomendaciones también insisten en movilizar a sus adeptos a las calles para “sujetar, neutralizar y amedrentar a nuestros adversarios políticos”.

Sobre los alzados

En las últimas semanas, campesinos provenientes de las zonas segovianas han dado fe de la existencia de al menos un grupo armado jefeado por José Gabriel Garmendia, “Yahob”, hecho que el FSLN prevé en su estrategia cuando afirma: “Desmontar la campaña política de los grupos armados irregulares, asignándole a las Fuerzas Armadas y combatientes históricos, la estrategia de inteligencia y seguridad para bloquear estas actividades conspirativas de la derecha”.

A raíz de las publicaciones hechas por EL NUEVO DIARIO, en uno de los comentarios, alguien con un seudónimo, hace una amenaza velada al diario y a sus periodistas al estilo tradicional de utilizar “accidentes” para eliminar a sus adversarios.

La estrategia reciente del FSLN consigna también la desconfianza existente en sus filas, cuando escriben: “limpiar de infiltrados y oponentes a nuestro proyecto revolucionario a todos los empleados públicos y personas dentro de nuestras estructuras partidarias”.