•  |
  •  |
  • END

La delegación del Fondo Monetario Internacional, FMI, que se encuentra en Managua trabajando sobre la discusión de la cuarta y quinta revisión del programa económico que Nicaragua suscribió con ese organismo financiero internacional en 2007, manifestó ayer su preocupación por los abultados gastos operativos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

La preocupación de los enviados que encabeza Gastón Gelós fue expuesta al vicepresidente Jaime Morales Carazo, quien ayer los recibió en su despacho por espacio de unos 45 minutos.

Morales Carazo dijo a los periodistas que “a ellos (la misión del FMI) les inquieta el crecimiento desmesurado que parecen observar en los aumentos de los gastos, salarios y planillas del INSS, lo que les interesa conocer un poquito más en detalles, viéndolo hacia el futuro”.

“Consideran que la administración (actual del INSS) no ha sido muy austera en el manejo de los recursos, al darse egresos muy fuertes en salarios y otros gastos administrativos y operativos, lo que es una cosa más fácil de corregir”, añadió el vicepresidente al ser abordado por los periodistas después de reunirse por casi 40 minutos con la misión técnica del FMI.

Prórroga o un año más de programa

El vicemandatario señaló que existe la disyuntiva de si se hace una prórroga o se negocia un convenio por un año con el FMI.

“Yo percibo que hay una grandísima oportunidad de que esto (el programa) se prorrogue o se negocie un programa de un año. Soy de la opinión de que se debería prorrogar”, indicó Morales Carazo.

Inquietud por el bono

Dijo que la misión técnica “espera escuchar propuestas de Nicaragua y no son condiciones ni mucho menos, y están relacionadas con el bono salarial, el que si bien es cierto no proviene de ingresos fiscales, sí se considera en una forma consolidada como un gasto público”.

“No hay ninguna posición rígida ni cerrada” de parte de la misión del FMI, añadió el vicemandatario, quien precisó que ellos son partidarios de que el bono se incluya en el presupuesto de la nación, pero “eso no es ninguna condición sine qua non, ni mucho menos”.