•   Londres / EL PAÍS  |
  •  |
  •  |
  • END

La Agencia de Estándares Alimentarios de Reino Unido (FSA en sus siglas en inglés) confirmó anoche que la carne de un buey descendiente de una vaca clonada llegó a la cadena alimentaria en julio del año pasado.

La agencia, que investiga informaciones periodísticas de que un granjero británico está vendiendo leche de vacas clonadas a pesar de que para ello necesita un permiso especial que nunca ha solicitado, ha localizado un segundo caso de un buey descendiente de una vaca clonada que fue sacrificado días atrás, pero que no ha llegado a la cadena alimentaria.

La agencia precisa en una nota que no hay pruebas de que la leche o la carne de vacas clonadas o sus descendientes sea perjudicial para la salud. Pero la legislación de la Unión Europea los considera ‘nuevos alimentos’, y exige que reciban una autorización especial antes de poder ser comercializados. Y, hasta ahora, nadie los ha obtenido porque nadie los ha solicitado.

La FSA ha explicado que, a raíz de las investigaciones iniciadas el martes mismo, se ha localizado el rastro de dos bueyes nacidos en Reino Unido de embriones procedentes de una vaca clonada en Estados Unidos.

‘Los dos bueyes han sido sacrificados. El primero, Dundee Paratrooper, nació en diciembre de 2006, y fue sacrificado en julio de 2009. Carne de ese animal entró en la cadena alimenticia y ha sido consumida’, detalla la autoridad alimentaria.

‘El segundo, Dundee Perfect, nació en marzo de 2007 y fue sacrificado el 27 de julio de 2010. Se ha impedido que la carne de este animal llegue a la cadena alimentaria’, explica la nota.

No saben cuántos hay

Las autoridades británicas admitieron ayer que no saben cuántas reses puede haber ahora mismo en el Reino Unido que sean descendientes de vacas clonadas.

Un portavoz de la Comisión Europea aseguró el martes en Bruselas que la carne y la leche de animales clonados sí está sometida a ese permiso específico pero que no es el caso de los descendientes.

Esa fue también la interpretación de los propietarios de Newmeadow Farm, la granja de Nairn, en las Tierras Altas de Escocia, donde estaban los dos polémicos toros, que afirman que la madre de los toros tenía un pasaporte en regla y que creían que los hijos de reses clonadas no están sujetos a un permiso especial.