• |
  • |
  • END

El Estado de Nicaragua solicitará formalmente al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que exija a Colombia que se retire del meridiano 82, porque éste no constituye ningún límite entre ambas naciones, conforme a la sentencia preliminar de la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

El canciller Samuel Santos viaja mañana martes, 12 de febrero, a reunirse con Ki-moon para enviar este mensaje oficial a las Naciones Unidas, el cual será entregado posiblemente el miércoles de esta semana.

“Vamos a pedirle al secretario general Ban-Ki moon que exija a Colombia que se retire de esas posiciones trogloditas y de fuerza”, afirmó el canciller, “para que los nicaragüenses en paz con el pueblo colombiano, podamos compartir esta zona”.

El canciller indicó que ya se iniciaron conversaciones con Jamaica para establecer conexiones directas con Nicaragua a través del meridiano 82, es decir, “por ese territorio que de acuerdo con la resolución de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, le pertenece a Nicaragua con toda claridad”.

“Dentro de la línea del latinoamericanismo promulgado por el presidente Daniel Ortega, en la última reunión con la Asociación de Estados del Caribe, me tocó plantear la posición oficial que el Mar del Caribe sea un mar de todos nosotros, un “mare nostrum”, afirmó el canciller.

Dijo esperar que “el resto de Centroamérica, y estoy seguro que así será, apoye a mi país, porque el expansionismo de Colombia puede comenzar con Nicaragua, pero deben estar seguros que después continuará con el resto de la región, y como hermanos que somos debemos cuidarnos los unos a los otros”.

La nota Araujo

Las declaraciones de Santos se produjeron luego que el presidente Ortega denunciara una nota verbal transmitida por teléfono por el canciller Fernando Araujo, de Colombia, quien llamó a Nicaragua a sostener el “staqus quo” del meridiano 82 como frontera marítima porque de lo contrario provocaría “el caos”.

Asimismo, Araujo afirmó que si Nicaragua no respeta el meridiano 82, Colombia podría pensar que sus fronteras se extienden hasta la Costa Caribe de Nicaragua, lo que fue considerado por el presidente Ortega como una velada amenaza.

Por su lado, el jefe del Ejército de Nicaragua, Omar Halleslevens, calificó la nota Araujo como “arrogante y prepotente”.

Araujo: “Fui cordial”

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Fernando Araujo, negó ayer que haya sido "arrogante" o "prepotente".

"Yo manejo un estilo de diplomacia amable, permanentemente firme en defensa de los intereses de Colombia pero totalmente amable. Y sobre todo muy argumental, porque nosotros lo que hacemos siempre es presentar los argumentos que respaldan las actitudes y las posiciones de Colombia hechas en un ambiente tranquilo", dijo.

El canciller colombiano confió en que pronto se solucionará por la vía diplomática las diferencias que existen con Managua después de que ambos países dijeron tener derechos al este del meridiano 82 en el Mar Caribe.

"Nosotros mantenemos un contacto con la Cancillería de Nicaragua. La semana pasada tuve la oportunidad de hablar con el canciller nicaragüense, y le presenté de la manera más cordial la posición de Colombia, que tiene que ver con el respeto a la institucionalidad", comentó a Caracol Radio.

Cita clave hoy en La Haya

A partir de hoy lunes 11 de febrero, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) empezará a aplicar su competencia para dirimir el diferendo entre Nicaragua y Colombia en el Mar Caribe, ya que definirá la fecha en que el país sudamericano debe entregar su respuesta documental (contramemoria) a los argumentos que ya presentó Nicaragua, afirmó Mauricio Herdocia, especialista en Derecho Internacional.

El tribunal, con sede en La Haya, Holanda, citó a representantes de ambos países para fijar la fecha y los términos de la presentación de la contramemoria colombiana, confirmó el agente de Nicaragua en La Haya, Carlos Argüello.

“La trascendencia de esta cita es que la Corte va a dar ejecución a lo que decidió con su sentencia del 13 de diciembre de 2007, en el sentido de que va a ejercer su jurisdicción para adjudicar la disputa concerniente a la soberanía sobre los accidentes marítimos reclamados por las partes, que no sean San Andrés, Providencia y Santa Catalina”, señaló Herdocia.

“Y lo más importante para Nicaragua es que la Corte va a proceder, bajo este fallo, a resolver la disputa concerniente a la delimitación marítima entre las partes, que es lo que Nicaragua precisamente ha estado buscando como el “corazón” de sus reivindicaciones”, indicó.

El diferendo se vio interrumpido con objeciones preliminares que interpuso Colombia, y que fueron desechadas en la sentencia del 13 de diciembre que dictó el tribunal. De manera que este lunes, según Herdocia, se da la continuación de la etapa de fondo.

El especialista destacó que la CIJ ya adelantó “una parte importante a favor de las posiciones nicaragüenses, al darle la razón en el sentido de que el meridiano 82 no podía ser la frontera, el límite marítimo entre los dos estados”.

“Guardar los tambores de guerra”

Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, pidió guardar los “tambores de guerra” alrededor del diferendo entre Nicaragua y Colombia, en clara alusión a los roces diplomáticos entre ambos países en los últimos días.

“Los tambores de guerra hay que guardarlos. Hay que buscar los tambores de la paz. Hay que buscar el diálogo y buscar la mejor solución. La guerra nadie la quiere. Si a mí me dicen que voy a agarrar un fusil, o que promueva la guerra, yo voy a ser el primero en decir “no””, aseveró monseñor.

Expresó que “todos los pueblos somos hermanos”. “Si usted le dice a un colombiano si quiere la guerra, pienso que va a decir que no. Y si le pregunta a un nicaragüense va a decir que no”, aseguró.

“No contaminar diferendo”

Por su parte, el doctor Alejando Serrano Caldera, filósofo y analista político, instó al gobierno del presidente Daniel Ortega, a no “contaminar” el diferendo con Colombia con temas políticos.

“Hay que seguir las instancias legales y cívicas internacionales y denunciar a Naciones Unidas o ante la Corte, cualquier incumplimiento a la sentencia”, señaló, “Pero hay que separar una cosa de la otra. Cualquier otra que esté mezclada, como el ejército Alba, contaminaría el tema”, sentenció.

“Hay que asumir con firmeza y de manera civilizada, a través de las instancias internacionales, la defensa de nuestra integridad y soberanía. Y quedarse en ese punto, porque si no comprometería nuestra posición firme y digna ante Colombia”, sentenció.