• |
  • |
  • END

La empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua, CHN, informó que los propietarios de tierras y bienes particulares que serán afectados por la construcción de la Hidroeléctrica de Tumarín, ubicad en la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, “serán indemnizados de forma adecuada y conforme los precios de mercado”.

Marcelo Conde, Presidente de la CHN, declaró que desde el inicio del año están en negociaciones con los propietarios de los terrenos, que comprenden casas, lotes y fincas, logrando hasta la fecha acuerdos con 307 de los 483 propietarios de esos bienes.

“Esto representa el 63 por ciento del total de personas con las que tenemos que negociar por sus propiedades”, subrayó.

Las declaraciones de la empresa se dan después de que un grupo de pobladores en la zona del proyecto secuestraron a representantes de la empresa, a quienes señalaron de no cumplir con lo prometido, de pagar entre 800 y mil dólares por manzana de tierra.

Conde aclaró que en todo proceso de negociación “hay complejidades que requieren de mayor tiempo para alcanzar acuerdos que satisfagan a ambas partes, pues CHN es una compañía seria, responsable y transparente, que cumple cabalmente con los procedimientos y requisitos que establecen las leyes nicaragüenses”.

Añadió que CHN ha entrado en la segunda fase de negociación, durante la cual “se está dialogando con dueños de fincas para definir los precios que pagará la empresa por las propiedades que serán afectadas por la construcción de la hidroeléctrica, con base en la Ley Especial para el Desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico Tumarín, Ley 695”.

Lula invitado a poner la primera piedra

Por su parte, el presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, ENEL, Ernesto Martínez Tiffer, dijo esta semana a un medio oficialista, que el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, confirmó el financiamiento de parte de empresas brasileñas para el proyecto de generación hidroeléctrica Tumarín.

Esto lo dijo Lula, según Martínez, durante el encuentro que sostuvo con su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, en una visita de este último a Brasil.

Según el funcionario, el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil aportará 342 millones de dólares, mientras el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, destinará otros 252 millones y las empresas accionistas Queiroz Galväo, Electrobras y la italiana Astaldi, otros 204 millones, para sumar 800 millones de dólares para el proyecto.