• |
  • |
  • END

El canadiense Valdemiro Pacheco y los abogados nicaragüenses Orlando Benito Reyes Pastora y José Dolores Talavera Siles, éste último mejor conocido entre sus colegas como “Pedrón”, fueron sentenciados a 22 días de confinamiento preventivo.

Así lo dispuso el juez suplente Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua, José Luis Araica, luego de admitir la acusación donde la Fiscalía les imputa a los dos abogados la presunta autoría de los delitos de lavado de dinero y crimen organizado.

La acusación respaldada por la Procuraduría General de la República, PGR, también va enderezada contra el ex convicto Bismarck Antonio Lira Jirón y Brenda Palacios Jirón, quienes todavía no han sido capturados.

Operaciones sospechosas

En noviembre de 2009 los acusados se presentaron ante Reinaldo Valenzuela Castillo, dueño de la finca Las Lomas, ofreciéndole un millón 786 mil dólares por la compra parcial de la propiedad.

Los imputados con la cantidad de dinero antes mencionada, le compraron a Valenzuela 2 mil 102 manzanas de las 3 mil 519 manzanas de extensión de la propiedad, refiere la acusación presentada por la Fiscalía.

Aceptado el trato, el abogado Benito Reyes hizo la escritura pública número 95, donde aparece como compradora Brenda Palacios Lira, misma que el 22 de diciembre de ese año intentó depositar en una sucursal bancaria en Estelí, 407 mil 85 dólares en una cuenta a nombre de Valenzuela, pero no se pudo, porque no lograron justificar la procedencia del dinero ante el banco.

“Pedrón” el finquero

Luego, el abogado Reyes hizo la escritura pública número 98 de promesa de venta, donde aparece su colega José Dolores Talavera como comprador de la misma propiedad. Talavera luego abrió una cuenta a su nombre en otra entidad bancaria, en la que hizo cinco depósitos de entre 100 y 250 mil dólares entre el 11 y el 19 de enero del 2010 a favor de Valenzuela.

Empresa de papel

Para dar legalidad al dinero, el acusado Vladimiro Pacheco utilizó la empresa “Velcor Nicaragua. S.A.”, para simular la compra de supuestos derechos de explotación forestal al acusado Talavera.

Los referidos derechos eran sobre una finca rústica de 300 hectáreas ubicada en la comunidad indígena de Kakamuklaya, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, por la cantidad de 39 millones 780 mil córdobas. También creo una empresa de membrete denominada Ipec Internacional.