•  |
  •  |
  • END

La semana pasada el vicepresidente Jaime Morales Carazo reconoció que el Fondo Monetario Internacional había recomendado reducir los gastos operativos en el Instituto Nicaragüenses de Seguridad Social, una recomendación presente en todas las revisiones de este organismo al Programa Económico y Financiero del gobierno.

Ahora el gobierno reconoce en su Plan Nacional de Desarrollo Humano Actualizado, Pndha, la posibilidad de retomar la senda de la privatización del sistema de pensiones, o una reforma profunda al mismo.

“El Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, considerando que la Seguridad Social es un pilar importante de la estrategia social del Pndha, trabaja en una propuesta de mayor alcance, previendo que los cambios del sistema no recaigan sobre los pensionados”, reconoce en la parte relativa a la seguridad social.

Modelo mixto

Al mismo tiempo, agrega que “la viabilidad de un modelo mixto está en estudio, y en todo caso, ninguna reforma deberá poner en riesgo a la población que está siendo beneficiada actualmente”.

También esto fue parte de las recomendaciones que el equipo asesor de la Agencia Internacional para el Desarrollo, IDA, del Banco Mundial, y el FMI, hicieron en el informe sobre la Estrategia de Reducción de la Pobreza en Nicaragua.

En el mismo sostienen una serie de puntos que forman parte del programa económico y financiero, como la situación del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, del que dice que “la sostenibilidad de las finanzas públicas pasa por hacer frente a los desequilibrios en el sistema de pensiones, los cuales han sido agravados por los grandes aumentos en pensiones, salud y gastos administrativos. Si bien el reciente aumento de un punto porcentual en la tasa de contribución a las pensiones es un paso en la dirección correcta, una reforma más amplia del sistema sigue siendo necesaria”.

De esta forma, reconoce como positivo las reformas paramétricas que podrían incrementar la edad de retiro, ampliar el número de cotizaciones, entre otras, “el Pndha se centra correctamente en la necesidad de fortalecer el equilibrio entre las contribuciones y prestaciones a través de una reforma paramétrica del sistema”.

En este contexto, recomiendan que “si bien la reforma debe ser implementada gradualmente (es decir, reconociendo la necesidad de respetar algunos de los derechos adquiridos), se deben lograr ahorros significativos en el mediano plazo. Por otra parte, la asignación de los activos de la seguridad social debe guiarse por normas de inversión reforzadas, en línea con las mejores prácticas, para salvaguardar los beneficios a futuros pensionistas”.

La mano del BM otra vez

Hay que recordar que el Banco Mundial fue el principal impulsor de las reformas a la seguridad social con la creación del Sistema de Ahorro de Pensiones, durante la administración del presidente Enrique Bolaños y que terminaron siendo un rotundo fracaso, dejando al país una deuda de 20 millones de dólares.

De forma que es importante destacar que los cambios al sistema de seguridad social podrían no ser simples reformas, “independiente del modelo que se adopte, el GRUN (Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional) está tomando acciones para asegurar los servicios de seguridad social a los trabajadores activos y en retiro”, sostiene el Pndha.

Más adelante agregan que estas reformas no tienen que ser asumidas por la población. “La responsabilidad de rescatar el sistema a mediano y largo plazo determina límites de la política actual, de tal manera que la ampliación de beneficios, cobertura y ajustes de pensiones, no tiene que ser a costa del deterioro de las pensiones futuras, incluyendo alternativas para mejorar la posición del sistema y restablecer el balance entre contribuciones y beneficios y respetar los derechos adquiridos de los trabajadores que aún no están en edad de jubilarse”, afirma el plan en un lenguaje muy similar al de Banco Mundial-FMI.

Pero esta preocupación de los organismos financieros internacionales encontró eco en el Plan del gobierno, quien admite que “en este mismo ambiente el seguro social entra dentro de las grandes preocupaciones en término de efectos presupuestarios del sector público”.