•   El País / Washington  |
  •  |
  •  |
  • END

El fiscal general de Florida y candidato en las primarias republicanas a gobernador del Estado, Bill McCollum, propuso el miércoles una legislación migratoria similar a la de Arizona, que obligaría a los agentes de policía local y estatal a comprobar si las personas a las que detienen están en el país de forma legal.

Su propuesta, de hecho, va más lejos que la de Arizona, paralizada cautelarmente por una jueza el pasado 28 de julio a petición del Gobierno federal de Barack Obama, ya que convertiría el trámite de comprobar si el ciudadano tiene papeles en una obligación. La ley de Arizona simplemente autorizaría a los agentes a hacer esa comprobación, sin forzarles a ello.

“Esta legislación ofrecerá nuevos medios para hacer cumplir la ley y para proteger a nuestros ciudadanos, y ayudará a nuestro Estado a luchar contra el continuado problema causado por la inmigración ilegal”, dijo McCollum en una conferencia de prensa en Orlando. “No permitiremos que Florida sea un santuario para inmigrantes ilegales”.

Florida es un Estado de 18 millones de habitantes en el que reside una importante comunidad de inmigrantes del Caribe y de América Central y del Sur. Según cálculos de diversas agrupaciones, como la Federación para la Reforma Migratoria de América, en el Estado viven unos 800.000 inmigrantes irregulares, que se dedican sobre todo a la construcción, a los servicios y a las labores de cultivo y recolección de la naranja.

El propio McCollum ha sido uno de los responsables de llevar la reforma sanitaria impulsada por el presidente Obama a los juzgados, alegando dudas sobre su constitucionalidad. En las encuestas sobre las primarias republicanas de su Estado, donde aspira a suceder al actual Gobernador, Charlie Crist, ha ido perdiendo terreno en los últimos días frente a su contrincante, el empresario Rick Scott. Según un sondeo de finales de julio de la Universidad de Quinnipiac, perdería frente a este por un 11% de los votos.