•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Bajo un fuerte dispositivo de policías fueron presentados ayer los cuatro civiles y los cuatro policías señalados por el Ministerio Público de Rivas de estar vinculados con la violación que sufrió en las celdas de la Policía de Altagracia, el joven homosexual Jefferson Ortiz, quien detalló que fe abusado por cuatro reos y no sólo por uno, según la acusación que presentó la Policía y la Fiscalía.

De acuerdo con el expediente que presentó el Ministerio Público ante el juez Diógenes Dávila, del Juzgado de Audiencias de Rivas, el reo Adonis Barrio Ponce fue acusado de violación agravada de la que son considerados cooperadores necesarios Léster Rosales Romero, Danny Rivera Rodríguez y Omar Montiel Picado, quienes eran sus compañeros de celda la madrugada del once de julio cuando sucedieron los hechos.

Como cómplices de la violación agravada fueron señalados el suboficial Denis Francisco Domínguez, los policías Denis Domínguez Centeno, Ludvin Cruz, Jairo José Pérez Carrillo, José Alfredo Suárez Avellán y un policía voluntario que por ser adolescente, se protege su identidad. Todos fueron acusados también del delito de omisión del deber de impedir el delito en perjuicio de la administración de justicia.

En la acusación se relata que el diez de julio en horas de la noche, la Policía de Altagracia se encontraba a cargo de Domínguez Centeno, teniendo como apoyo a los policías de línea Ludvin Cruz, Pérez Carrillo y los policías voluntarios Suárez Avellán y al adolescente.

Agrega que se hizo un patrullaje por Altagracia, que terminó a las dos de la madrugada con la detención de nueve personas, entre éstos la víctima y victimarios, excepto Omar Montiel Picado, quien ya había sido detenido.

Al llegar a la celda, el policía adolescente les manifestó a los reos “les llegó carne fresca” y los acusados Montiel Picado, Barrios Ponce, Rosales Romero y Rivera Rodríguez procedieron a hacer pasar el trago amargo al joven gay, al violarlo, sin que sus gritos y su demanda de que lo sacaran tuvieran eco.

La audiencia inicial en la que se decidirá si los acusados son remitidos a juicio oral y público, fue programada por el judicial para el 18 de agosto y no se descarta que los imputados vuelvan a tener una gran protección policial, para tratar de esconderlos de los medios de comunicación.