•  |
  •  |
  • END

El despido masivo y paulatino es lo que se está aplicando en la Corte Suprema de Justicia, CSJ, a partir de la instalación impositiva de los conjueces por parte de los magistrados sandinistas y la ilegal inhabilitación de los magistrados liberales de sus cargos, fue la denuncia de ahora ex trabajadores del Poder Judicial, quienes aseguran que el plan es lanzar a la calle a 300 trabajadores por no ser afín al partido de gobierno.

Manuel Salvador Ortiz, ex asesor de la secretaría administrativa de la CSJ, denunció en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, que tal situación no es más que una estrategia política para tener el dominio completo de las salas del Poder Judicial.

“Este hecho no es aislado. Tiene el objetivo de echar de un plumazo lo que dice la Constitución de la República y en busca de una sentencia para que el presidente Daniel Ortega se reelija”, dijo Ortiz.

Francisco Enriquez Cabistán, ex asesor del magistrado Sergio Cuaresma, indicó que no hay motivos para los despidos y en su caso, él era únicamente un asesor que revisaba los proyectos de sentencia y con tan sólo un año en la CSJ, habían analizado su desempeño y tiene un documento donde el mismo Rafael Solís, ex magistrado sandinista que sigue ocupando el cargo, avala su capacidad en sus labores.

“Yo no tengo partido, mi trabajo era técnico, sin embargo me notifican el despido de forma arbitraria. Ante esta situación recurriremos a las vías legales que correspondan y dejaremos por sentado lo que por derecho nos corresponda”, expresó Enriquez.

María Concepción Moreira, ex asesora en asuntos laborales en el área de recursos humanos, de la CSJ, dijo que recientemente despidieron a 14 empleados y ayer lanzaron a la calle a 14 más, como parte de un plan de despido masivo de 300 empleados cuyo único pecado es no ser sandinista.

“Se nos notificó que prescinden de nuestros servicios a través de una memorando del secretario de la Corte, ni siquiera es recursos humanos quien lo dicta, y sólo notifica a esta área, además de administración y planilla. Sin justificar la acción, simplemente nos agradecen el tiempo que laboramos en el Poder Judicial, violando el convenio colectivo, los procedimientos acordados que deben pasar por una comisión bipartita, también violentan el derecho al trabajo y el derecho a la alimentación”, comentó Moreira quien ahora se pregunta ¿dónde están los sindicalistas de la CSJ?

Indicó que los despedidos son asesores, conductores, al médico institucional y hasta a un ayudante de bodega. Que desde inicios de agosto les retuvieron los salarios y ahora los envían al desempleo sin siquiera mencionarles sobre sus liquidaciones.

Redactan informe de atropellos

Bayardo Izabá, director del Cenidh, dijo que harán un informe sobre el flagrante atropello a los derechos laborales de los trabajadores del Poder Judicial, donde se documentará el problema del que son víctimas estos trabajadores.

“De manera sistemática monitoreamos el comportamiento de las autoridades judiciales y hemos sido testigos de la constante violación al principio de la legalidad, que es deber de esa instancia garantizarla, sin embargo es el primero en violentarlo”, señaló, alegando que estamos viviendo una dictadura institucional.

El director del Cenidh aseguró que enviarán informe sobre esto a organizaciones internacionales como la Fundación por el Derecho al Debido Proceso Legal, además de la Comisión Internacional de Juristas.