•  |
  •  |
  • END

Un lugar paradisíaco, turístico, tranquilo y seguro es el municipio de Catarina, del departamento de Masaya. Esto hace que la población y sobre todo los jóvenes puedan disfrutar a altas horas de la noche de las bellezas naturales que poseen, pero cuando la diversión se transforma en un acto ilícito y se estrella con el abuso de autoridad de un oficial, da como resultado un alzamiento que deja destrucción, sangre y hasta la muerte.

Un recorrido que hizo ayer un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO por este turístico municipio, deja ver que la mayoría de los pobladores tienen confianza en la Policía, pero hay un malestar que los jóvenes externaron sobre el comportamiento de algunos oficiales que les hicieron parecer como que existía un “Estado de Sitio”.

Javier López, de 20 años, habitante de Catarina, consideró que la actuación de la Policía de este lugar es buena, pero que algunos oficiales abusan de su autoridad y agraden físicamente a los jóvenes. “Los policías fueron cambiados por petición de la población porque algunos que estaban antes si te miraban en la noche en algún lugar te amenazaban y te putiaban, ellos te decían que te fueras a tu casa y si no le hacías caso te echaban preso por puro gusto, parecía que estábamos en estado de sitio aquí”, relató.

Danilo Castillo, de 28 años, compartió que el desempeño de la Policía era correcto hasta que dos oficiales se vieron involucrados en la muerte de Ervin Quintanilla Carballo, de 30 año, hijo de la vicealcaldesa de este lugar, Isabel Carballo, hecho que “encendió el fuego” y desembocó en la quema de la delegación policial, archivos policiales y destrucción de una patrulla el pasado 26 de mayo.

“Lo único malo era que la Policía ya después de las doce de la noche ya no quería ver a nadie circulando, tal vez eso lo mal entendió la población y ésa es una de las cosas que vio mal la población, ellos lo que te decían es que te fueras a acostar como un llamado de atención primero, porque ¿qué van a andar haciendo un grupo de cuatro a cinco en las calles? Sólo como hacer daño, pero si ya no hacías caso después lo hacían por la fuerza”, recordó Castillo.

Un hecho trágico

Precisamente el abuso de autoridad por parte del policía Francisco Muñoz y del voluntario César Augusto Cruz, permitió que la buena imagen que se había ganado la institución cayera, ya que en horas de la madrugada del pasado 15 de febrero, en la esquina norte de la Alcaldía de Catarina, mataron de un disparo a Ervin Quintanilla Carballo, hijo de la vicealcaldesa.

En el sector antes señalado se desarrollaba una vela de un amigo de la familia del ahora fallecido. La víctima caminó hacia una esquina donde pasó en motocicleta el policía Muñoz haciendo su rondín, quien ordenó a Quintanilla que se fuera a dormir porque andaba ebrio, pero éste hizo caso omiso a la sugerencia del oficial y se produjo una discusión.

Muñoz se fue del lugar, pero después de cierto tiempo regresó con el apoyo del policía voluntario Cruz, quien al final forcejeó con la víctima y disparó accidentalmente convirtiéndose en el autor de un homicidio culposo.

Al respecto, la jueza Distrito de lo Penal de Masaya, Ruth Chamorro, dijo que “en ningún momento hay un testigo o alguien que señale que el policía le haya dado orden al policía voluntario para desenfundar, montar y disparar el arma, por eso no se encontró culpable”. Por eso, justificó, sólo hubo un culpable.

“Mi hijo no estaba alterando el orden, él había tomado, pero no estaba borracho, él estaba en sus cabales, mi hijo no había tenido problemas con esos dos policías, pero ellos sí habían tenido problemas con otros pobladores que venden madera, que tienen talleres de madera, en este caso se les pasó la mano a estos dos policías”, señaló a su vez la madre del fallecido.

Vicealcaldesa cometió delito

“Después de que se dio la resolución donde absolvieron a uno de los implicados en el delito, salió un perifoneo haciendo un llamado a la población a que se levantara a protestar a la Policía, más que todo una marcha, pero sabemos que eso fue promovido por la vice alcaldesa porque todo mundo aquí lo sabe que ella levantó a la gente”, señaló Danilo Castillo.

La jueza Chamorro afirmó que “la vicealcaldesa instó a la población, allí están los videos, lo que pasa es que la (primera comisionada) Aminta Granera intervino para que esto no se hiciera más”.

Pero la funcionaria de la alcaldía negó que ella haya llamado a la población para dañar las instalaciones de la Policía y atribuye el hecho a una libre y espontánea reacción de la ciudadanía.

“¿Cuál es la otra cara de la moneda, que la Policía debe de dejarse hacer todo para que pueda dejar de violentarle los derechos a los demás, entonces ¿dónde están los derechos de la Policía? Si hasta la misma Aminta Granera los ha desprotegido por proteger a la población o por controlar a la población?. Si los policías se defienden es malo y si no es malo, ¿entonces? Si los policías son humanos, son de la población también”, recordó Chamorro.

Reconstruyen las relaciones

Producto del trágico hecho la vicealcaldesa del lugar y los pobladores solicitaron el cambio de los oficiales de Catarina y la jefatura policial accedió. El segundo jefe de la Policía de Masaya, comisionado Leandro Lara, aseveró que la población demandó mayor presencia policial. “El trabajo que realiza la actual Policía en Catarina es fortalecer la vinculación con las autoridades y la comunidad, todo ha estado bajo sumo orden y no ha habido desorden, los pobladores en una asamblea que se hizo reconocieron la labor de la Policía”, aseguró.

La vicealcaldesa aseveró que han mantenido una buena comunicación para estabilizar la relación pueblo-policía-instituciones, a través de la ejecución de diversas capacitaciones, encuentros y actividades deportivas. “Ahora la Policía realiza su patrullaje y se inserta en ese grupo de jóvenes, lo que no se daba un poco antes a los hechos, que entonces los mandaban a dormir, los maltrataban verbalmente tratando de que el chavalo se fuera a su casa, pero como el chavalo está acostumbrado a estar a esas horas de la noche jugando, chileando, qué se yo; entonces el joven no está acostumbrado a que lo llegués a retirar”, consideró.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus