Nery García
  • |
  • |
  • END

El argumento presentado al INAA por Ruth Herrera, Presidenta de Enacal --de que es necesario un ajuste en tarifa de agua potable, por el incremento en el precio de la energía--, fue “derribado” por fuentes del sector energético, quienes indicaron que si bien es cierto que la factura de Unión Fenosa a esa empresa incrementó, en relación con el año anterior, con el contrato que firmó con Hidrogesa, aunque el consumo de energía siguiera igual, el monto de facturación debió haber sido menos.

La fuentes del sector eléctrico recordaron que el 19 de enero del año pasado Herrera firmó un contrato de compra-venta de energía eléctrica con Ernesto Martínez Tiffer, presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), en la que según ambos funcionarios, la energía eléctrica, suministrada por Hidrogesa, significaría que la empresa aguadora recibiría la mitad de la energía que consume a un precio mucho menor que el que pagaba a Fenosa.

Y aunque las fuentes reconocieron, con documentos en mano, que en enero del año pasado Unión Fenosa facturó 34 millones de córdobas a mil 200 suministros de Enacal, y en enero de este año la facturación fue de 35.5 millones de córdobas a 720 suministros, es decir, millón y medio más que el año pasado, precisaron que de esos mil 200 suministros que Fenosa le entregaba en enero de 2007, 480 compran energía hidroeléctrica a Hidrogesa, después de firmado el contrato con ENEL.

Enorme diferencia de precios

En otras palabras --continuaron--, a inicio del año pasado Fenosa le vendía el megavatio hora a Enacal a 200 dólares a mil 200 suministros, y ahora se lo venden a 230 dólares a 720, y los otros 480 suministros de Enacal, que antes le compraban electricidad a Fenosa, ahora compran a Hidrogesa a un precio estimado de 60 dólares el megavatio hora.

“Eso significa que Enacal ha ahorrado cerca de un 20 por ciento en el monto de consumo de energía eléctrica en el lapso de un año”, calcularon las fuentes, al recordar que, según el acuerdo, la empresa aguadora le compraría a la Generadora Hidroeléctrica S.A., Hidrogesa, administrada por ENEL, el 50 por ciento de la energía que consume Enacal.

El día que se rubricó el contrato de compra-venta de energía eléctrica, Herrera lo dijo de otra forma, al indicar que la firma de ese contrato permitiría ahorrar a la empresa aguadora unos dos millones de córdobas mensuales en consumo de energía, y cuyo monto sería destinado para mejorar el abastecimiento de agua, según palabras de ella misma, en ese entonces.

Pero el jueves pasado Herrera aseveró que el principal argumento para la solicitud del ajuste en el servicio de agua potable es para cubrir la diferencia en el precio de la energía, petición que no incluye aumentos en el costo del cloro, mantenimiento, repuestos y mano de obra. Sin embargo, no ha podido demostrar técnicamente que eso es cierto.

Es por eso que la Jefa del Departamento de Tarifas del INAA, Ruth Linares, y Carlos Álvarez, asesor legal de ese ente regulador, indicaron el lunes pasado a END que tuvieron que regresar el documento a Herrera, en donde pide el ajuste, precisamente por carecer de sustento técnico que permita calificarlo como una “solicitud formal de ajuste de tarifas”.

“No tenés que ser ni muy inteligente ni muy investigador para darte cuenta de que el mega de energía pasó de 60 dólares a 200 dólares”, dijo la funcionaria de Enacal el jueves pasado, pero cuándo END le preguntó cuánto ha incrementado el consumo de energía y cuál es el precio que están comprando ahora, en relación con el año anterior, dijo desconocerlo.

“No te puedo decir ahorita, pero podés ir a la empresa y te puedo dar el consumo total del año de cómo va creciendo”, explicó, y luego de esas palabras, funcionarias de la Dirección de Comunicación de Enacal tomaron apuntes sobre la promesa de Herrera y se comprometieron a llamar por teléfono a END cuando estuviera lista esa información para entregarla a este rotativo, pero hasta ayer no lo habían hecho.

EL NUEVO DIARIO consultó a Justo Sandino, Gerente General de Hidrogesa, y confirmó que el precio de la energía que ENEL le vende a Enacal es de 60 dólares el megavatio hora.

“Se les cobra (a Enacal) lo que le dice la ley, que son 60 dólares el megavatio hora” aseveró Sandino, quien incluso reveló que el contrato firmado por los presidentes de Enacal y de ENEL fue renovado hace dos semanas, y ya fue avalado por el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, y por el Centro Nacional de Despacho de Carga, que es donde se controla el despacho de la electricidad, dijo.