•   GUATEMALA / ACAN-EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El líder político opositor guatemalteco Alejandro Giammattei se declaró como un “preso político”, tras haberse entregado a la justicia que lo reclamaba por la ejecución de siete reos.

En breves declaraciones a periodistas en los tribunales, Giammattei anunció que también iniciaba desde ayer una huelga de hambre indefinida.

El político opositor abandonó la Embajada de Honduras, donde se había refugiado hace nueve días, aduciendo amenazas y una persecución política en su contra.

Giammattei, quien en 2007 participó como candidato a la Presidencia por el partido Gran Alianza Nacional, GANA, de la cual se apartó en 2008, responsabilizó al gobierno de su país y al de Honduras de lo que pueda sucederles a él y a su familia.

El embajador de Honduras en Guatemala, Jorge Gabriel Lagos, explicó a periodistas que el político había decidido entregarse a la justicia de forma voluntaria, luego de que el gobierno del presidente Álvaro Colom le garantizara su seguridad y el traslado hacia una cárcel ubicada en un cuartel militar.

Giammattei fue llevado al Juzgado Primero de Alto Riesgo, pero debido a la falta de un abogado defensor, la audiencia para su primera declaración fue suspendida y trasladada para la próxima semana.

Acusado de formar estructura criminal

El ex candidato presidencial, quien dirigió el Sistema Penitenciario durante el gobierno de Óscar Berger (2004-2008), es acusado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, Cicig, de formar parte de una estructura criminal que funcionaba dentro del Ministerio del Interior de Guatemala entre 2004 y 2007.

Según la Cicig, ese grupo criminal habría ejecutado de forma extrajudicial a siete reos, el 25 de septiembre de 2006, en la Granja Penal de Pavón, durante una operación denominada “Pavo Real”, por medio de la cual pretendía recuperar esa prisión, que estaba bajo el control de los internos.

Por este caso han sido capturadas siete personas, cuatro de ellas ex agentes de la PNC, y se han emitido órdenes de detención en contra de otras diez, entre ellas los altos mandos del Ministerio del Interior, durante el gobierno de Berger.

Se trata del ex ministro del Interior, Carlos Vielman; del ex director de la PNC, Erwin Uperisen, y del ex subdirector de Investigación Criminal, Javier Figueroa.

Vielman, Sperisen y Figueroa, según la Fiscalía, se encuentran en España, Suiza y Austria, respectivamente, por lo que se ha solicitado el apoyo de la Interpol para sus capturas.