•  |
  •  |
  • END

El gobierno no tiene ni contempla tener políticas públicas para evitar que miles de nicaragüenses continúen escapándose por las fronteras en busca de un mejor futuro, afirmó Álvaro Novoa miembro de la Red de Sociedad Civil para las Migraciones.

La cantidad de migrantes nicaragüenses en Costa Rica suma casi un millón y todos urgen políticas del Estado de Nicaragua que ayuden a sus conciudadanos, según representantes de la Confederación Solidaridad, con sede en la vecina del sur.

Novoa indicó que sostener el nivel económico del país requiere de una política de Estado que con gobernabilidad y estabilidad llame la atención de los inversionistas y abra puertas a mayor exportación de productos nacionales, lo cual daría paso al incremento de empleo en los diferentes sectores para abastecer y garantizar las necesidades de los ciudadanos nicaragüenses, en educación, salud, vivienda, recreación, etc.

Se estima que más del 30% de emigrantes que viajan a Costa Rica están entre edades de 20 a 29 años, y el 5 por ciento de ellos han logrado alcanzar un nivel académico secundario y se van al cerrárseles el horizonte en su patria.

Remesas poco beneficiosas
Novoa indica que la sostenibilidad de los recursos monetarios en las familias de quienes emigran al extranjero “se ha marchitado de forma significativa” puesto que las remesas durante los dos últimos años han descendido y lo que llega, se invierten en costear necesidades básicas pago de energía, agua y alimentos, sin dar paso a que el dinero de las remesas puedan reproducir alguna riqueza.

Viajar legal
Novoa dice estar de acuerdo con la iniciativa que anunció el diputado Agustín Jarquín Anaya, Presidente de la Comisión de Población del Parlamento, de crear una zona de convivencia en la frontera donde haya una oficina del gobierno que agilice los trámites de documentación para los inmigrantes, pues la misma amortiguará el rechazo de quienes se van del país y son deportados.

Un informe del comandante en jefe del Ejército, general Julio César Avilés, que leyó recientemente al presidente Ortega, destacó que existe un promedio mensual de 800 nacionales que son deportados por las autoridades migratorias de Costa Rica.

De octubre de 2009 a junio de 2010 han sido deportados 8 mil 682 nicaragüenses. De enero a julio del corriente año suman mil 893 nicaragüenses detenidos por oficiales ticos en las fronteras de ese país, según ese reporte.

De enero a julio de este año se registró un total de 8 mil 474 nacionales, rechazados administrativamente por Costa Rica, superando los siete mil registrados en 2009 en el mismo período.