•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional desarticuló este fin de semana en Managua una célula de la organización criminal mexicana conocida como el “Cártel del Golfo”, que servía de apoyo logístico para el trasiego de drogas de Centroamérica a México.

Así lo dio a conocer ayer la autoridad del orden a través de una conferencia de prensa donde participaron la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), comisionada mayor Glenda Zavala, y la vocera de la institución, comisionada mayor Vilma Reyes.

Según la Policía, la operación se denominó “Aire, Mar y Tierra”, y era un operativo de seguimiento de los órganos de información e inteligencia de las fuerzas del orden contra esta banda que, entre otras cosas, se dedicaba a adquirir vehículos para caletearlos y transportar la droga en la ruta desde Costa Rica hasta Guatemala, donde era entregada a representantes del Cártel del Golfo de México.

Siete allanamientos
“Es el golpe más fuerte que le hemos dado a la logística del transporte del narcotráfico y el crimen organizado”, aseguró la comisionada mayor Vilma Reyes, al detallar que en siete allanamientos realizados se había logrado detener a tres personas, incluyendo a quien la autoridad policial señala de cabecilla de la célula criminal, Armando Alberto González Peña, de 42 años, quien tiene registrado su domicilio en el barrio Laureles Norte, de Managua.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, la operación de seguimiento logró revelar que células del Cártel del Golfo, lideradas por Juan Córdoba, Manuel y Danilo López, de nacionalidad guatemalteca, y supervisadas por un sujeto de nacionalidad hondureña, venían organizando bases y grupos de apoyo logístico al narcotráfico en Nicaragua.

Esta célula era dirigida, de acuerdo con las investigaciones policiales, por Armando Alberto González Peña, Gerardo Lazo Serrano y un sujeto conocido como “Leo”, oriundo de Juigalpa, Chontales, “quienes con la modalidad de compartimentos ocultos en medios de transporte habían estado trasladando droga en la ruta Costa Rica-Guatemala”.

Robo de drogas y amenazas
El reporte policial señala que en julio pasado se presentó un incidente, “donde estos grupos se robaron unos 600 kilos de droga, los que fueron dados por desaparecidos a la organización delincuencial, la cual decidió un ajuste de cuentas, siendo los objetivos Armando Alberto González Peña y “Leo”, más otras personas que no se han determinado aún.

“Ante esta amenaza, se procede a ejecutar la operación”, dijo Reyes, quien detalló que en los siete allanamientos del operativo se encontraron 14 vehículos, la mayoría de ellos cabezales, camiones y rastras de furgones con pruebas de drogas y canaletas para ocultar drogas. En total, suman cinco cabezales y sus remolques, tres vehículos livianos y un camión.

La Policía señaló que tanto a los detenidos, como a los vehículos incautados se les aplicó la prueba de “Vapor Tracer 2”, para confirmar la presencia de cocaína.

“Se les aplicó en el timón, tablero, asientos, piso y parte interna, obteniendo como resultado positivo un 80% de presencia de partículas de cocaína”, informaron las autoridades policiales.

En una rastra blanca, placas LE 15160, con circulación No. B1253792 a nombre de Armando Alberto González Peña, se encontró un compartimiento especial en la parte interior, con medidas 245 centímetros de largo por 20 de ancho.

La prueba también se aplicó a los detenidos Armando Alberto González Peña, Carlos José y Ronny Isabel Olivas Zavala, con resultados positivos de partículas de cocaína en algunas partes del cuerpo.

20 vehículos a nombre de cabecilla
Además, en la base de datos de Tránsito Nacional se detectó que el cabecilla de la célula, González Peña, tenía registrados 20 vehículos a su nombre, cuyos trámites se hicieron en León, por parte del gestor Henry Pereira, quien de acuerdo con el parte policial, le legalizaba los autos al jefe de la banda, pero reflejando direcciones inexistentes, para no ubicar a su dueño en caso de que fueran encontrados con drogas.

Junto al jefe de la organización también fueron apresadas dos personas más, por lo que en total suman nueve personas investigadas, confió la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), comisionada mayor Glenda Zavala.

El informe policial ya fue remitido al Ministerio Público para proceder, ayer mismo, a presentar la acusación en los juzgados de Managua, por los delitos de transporte ilegal de estupefacientes, psicotrópicos y sustancias controladas y crimen organizado. La investigación continúa, faltan más allanamientos a lugares sospechosos, y se rastrean más vehículos que se suponen se usan para trasegar drogas.

La operación contra el crimen organizado fue realizada, según las jefas policiales, en saludo al 31 Aniversario de la Policía Nacional.

Según expresó Zavala, junto a Carlos Alberto González Peña, también fueron detenidos los hermanos Ronnie y Carlos Olivas Zavala, quienes según las autoridades eran conductores en los vehículos que transportaban las drogas. El otro cabecilla de la banda, Gerardo Lazo Serrano, está detenido hace semanas, y estaba vinculado a otro caso de quiebre de drogas, en el cual el Ejército capturó unos 300 kilos de cocaína escondidos en una finca de Acoyapa, Chontales.

Los otros investigados, que no están detenidos, son: Óscar Margarito Rodríguez Reyes, nicaragüense, con domicilio en Boaco; Fernando Muñoz Estrada, en Managua; Róger Pérez, en Monseñor Lezcano, Managua; Lenín Antonio Serrano Martínez y Henry Pereira.