•   Caracas / El País y El Mundo  |
  •  |
  •  |
  • END

La violencia que sacude a Caracas, que según las estadísticas alcanza un promedio de 15 homicidios diarios, fue gráficamente expuesta en la portada del diario local El Nacional, en una fotografía donde aparecen al menos 10 cadáveres en una morgue, lo cual devino en una furibunda reacción del presidente Hugo Chávez, quien calificó la publicación de “manejo politiquero y pornográfico”. El titular del rotativo no pudo ser más ilustrativo: 'Muertos sin dignidad'.

El gobierno se lanzó con todos los instrumentos del poder contra el referido diario, que contó con la inmediata solidaridad de otros medios al reproducir la polémica foto fechada en 2009.

La presidenta del Instituto de Derechos de Niños y Adolescentes (Idena), Litbell Díaz, se personó en el Ministerio Público para demandar acciones legales contra todos los medios que se atrevan a dar espacio a la imagen donde los muertos aparecen amontonados en una camilla.

“Uno no puede sino conmoverse, cuando piensa las consecuencias que puede tener, que nuestra adolescencia esté expuesta a estas situaciones”, señaló Díaz.

Morgue caraqueña, sólo una muestra

La Fiscalía General de Venezuela informó de que abriría una investigación contra el diario por vulnerar 'el derecho a la integridad moral y psíquica de los niños, niñas y adolescentes, así como a recibir información adecuada a su formación integral' con la publicación de esa fotografía. El jefe de la Policía Científica, Wilmer Flores, criticó la publicación diciendo que la imagen fue captada en 2006, y que los medios desconocen 'el esfuerzo' que hacen las fuerzas de seguridad para hacer de Venezuela un país seguro.

Chávez salió al paso, diciendo que “hay estudios que indican cómo después del Caracazo (1989), la violencia se disparó en las calles (...) Es un problema complejo, de todos nosotros. Se ha convertido en un factor contrarrevolucionario de peso”.

En una llamada telefónica a un canal oficial, el mandatario intentó bajar el impacto de las terribles cifras, al declarar que eso pasa en todo el mundo: “La violencia, la delincuencia, el narcotráfico, asesinatos, guerras, invasiones. Aquí en Venezuela, sigue siendo un problema como lo es; estamos todos los días atendiéndolo".

Bala perdida en Campeonato de Béisbol

Un claro ejemplo de la inseguridad ciudadana ocurrió precisamente en el IV Campeonato Mundial de Béisbol Femenino, en Caracas. El marcador estaba 12 a 9 a favor de Holanda en el partido contra Hong Kong, cuando una bala perdida entró en el estadio e hirió a una de las jugadoras. Al comienzo de la cuarta entrada, Cheuk Woon Yen Sinne, de 28 años, se desplomó sobre la tercera base del campo de Fuerte Tiuna, la base militar más importante y segura del país.

El proyectil se incrustó en su muslo izquierdo, sin causar daño a huesos o a nervios, y el mismo día, el 12 de agosto pasado, pudo dejar el hospital. El disparo provenía de una de las barriadas populares cercanas al fuerte, donde cada fin de semana mueren decenas de jóvenes a causa de la violencia callejera.

Este incidente provocó que Hong Kong se retirara del campeonato, pero sobre todo encendió una vez más la polémica acerca de si Venezuela es o no el país más inseguro de América Latina. Con cerca de 28 millones de habitantes, el país tiene una tasa extraoficial de 70 homicidios por cada 100,000 habitantes. En Caracas esta cifra se dispara hasta 200 homicidios por cada 100,000 habitantes (en Bogotá ha bajado hasta los 18 homicidios).

15 al día, en julio

En la capital, la delincuencia campea a sus anchas. La Mesa de Unidad Democrática, que aglutina a una treintena de partidos, afirma que en julio pasado se registraron 469 muertes violentas en el área de Caracas, es decir, una media de 15 al día.

La violencia se extiende por todo el país.

Según cifras del Observatorio Venezolano de la Violencia, durante 2009 fueron asesinados 16,047 venezolanos --44 de media al día--, y sólo en el 9% de los casos se produjo al menos una detención. Roberto Briceño León, director del observatorio, dice basar sus estadísticas en datos extraoficiales del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas. No hay otro modo de hacerlo, sostiene, pues desde 2003 el Gobierno de Hugo Chávez se abstiene de ofrecer cifras oficiales de inseguridad, y prohíbe a todos los funcionarios vinculados con el tema hablar con los medios de comunicación.

Siempre los “neoliberales”

El estudio oficial más reciente que ha encargado el Estado para evaluar el asunto es la encuesta de victimización realizada entre marzo y abril de este año por el Instituto Nacional de Estadísticas; sus resultados, sin embargo, no han sido divulgados. Pero al menos en el Índice Global de Paz de 2010, que mide los niveles de violencia de 149 países del mundo, Venezuela aparece en el puesto 122, después de Sudáfrica.

Chávez, sin embargo, enderezó todas las baterías contra lo que él denomina “los Gobiernos de la IV República”, antes de 1998, cuando Chávez fue electo y cambió la Constitución, porque “los delincuentes que hoy tienen 20 ó 25 años son consecuencia del abandono anterior”.

La realidad, lejos del discurso, es triste. Faltan recursos y hay déficit de funcionarios, por lo que algunos cuerpos abatidos por los delincuentes, quedan en la calle durante toda la madrugada, porque no hay policías disponibles. Asimismo, no cuentan con suficientes cámaras fotográficas, y muchos agentes utilizan sus teléfonos móviles para hacer fotos de la escena del crimen. O terminan asumiendo los gastos de gasolina de su propio bolsillo.

Familias con historias para contar

Con estadísticas o sin ellas, cada familia venezolana tiene al menos una historia de violencia que contar. Un robo a mano armada. Un asesinato. Un secuestro exprés. Y esas historias se reflejan en las encuestas, y, en consecuencia, en la agenda de la campaña política para las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre. Un estudio realizado en febrero pasado por el Instituto Venezolano de Análisis de Datos, a petición del Gobierno, indica que la inseguridad ciudadana es el problema que más preocupa a los venezolanos de todas las tendencias políticas. Los entes gubernamentales eluden el problema y sostienen que los medios privados exageran el problema para horadar la popularidad del presidente Chávez, que ronda el 50%.

 La oposición denuncia que el Gobierno de Chávez dedica sólo el 2% del Presupuesto Nacional a seguridad ciudadana, en tanto que el resto de los países del mundo la cifra se coloca entre el 9 y el 11%.

En su editorial de este martes, El Nacional reafirma su intención de seguir informando sobre el problema de la inseguridad, y acusó al “régimen golpista y sangriento” de Chávez de caracterizarse por su “cobardía y torpeza”.

“No contentos con cerrar Radio Caracas TV y más de una treintena de radioemisoras, tratar de apabullar con todos los métodos sucios de que son capaces a Globovisión (…) Ahora van contra El Nacional”, cita el periódico en sus páginas de opinión. “Aquí los esperamos, como siempre lo hacemos con los abusadores del poder, con las armas rotundas de la dignidad y del coraje”, expresa el rotativo.