•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Colombia adquirirá trece aviones caza bombarderos Kfir, supersónicos de origen israelí; y repotenciará otros once, para completar una flota de 24 cazas que planea usar en labores de inteligencia, bombardeo en el conflicto interno y como fuerza disuasiva frente a cualquier ataque desde el exterior.

Así lo confirmó ayer desde Tel Aviv, el ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, en declaraciones al diario El Tiempo, de Bogotá, quien se entrevistó con el presidente Shimon Peres y el primer ministro Ehud Olmert de Israel.

Colombia vive un delicado tensionamiento con Venezuela, e incluso con Nicaragua, ambos gobiernos aliados de Irán, que ha amenazado con “borrar del mapa” al Estado de Israel.

Compra es de US$ 165 millones
Santos aseguró a El Tiempo que “tenemos 11 aviones que van a ser repotenciados, más 13, o sea un total de 24 aviones que nos van a entregar entre 2009 y 2010”.

“Esta transacción fue diseñada hace más de año y medio. Cuando llegué al Ministerio, lo primero que establecimos fue un cronograma de modernización de nuestras Fuerzas Militares. Hay muchos de nuestros equipos que si no los modernizábamos, si no los potenciábamos, teníamos que botarlos a la basura como chatarra”, afirmó.

Es el caso de los aviones de combate, de las fragatas, prosiguió Santos, lo que “no significa para nada que estemos aumentando nuestra capacidad militar. No significa de ninguna forma ningún tipo de carrera armamentista ni fue hecho pensando en ningún país vecino. Todo lo que estamos haciendo tiene que ver con nuestra confrontación interna y nuestras capacidades mínimas como país para disuadir cualquier ataque del exterior”, afirmó el ministro Santos.

El año pasado, Colombia, con unos 165 millones de dólares provenientes del impuesto al patrimonio, abrió el negocio de la repotenciación de sus aviones supersónicos, algunos de los cuales tienen más de 20 años de uso, informó El Tiempo.

“Estos aviones se usan muchísimo en el conflicto interno, y ahora con la tecnología que van a adquirir, se van a utilizar en inteligencia, en operaciones de bombardeo, gracias a la rapidez con que pueden reaccionar. Esto será muy útil para nuestra confrontación interna”, agregó Santos.

Venezuela también se ha rearmado

El rearme colombiano tiene como contrapartida el apertrechamiento venezolano. El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), con sede en Londres, ha asegurado que el gobierno venezolano de Hugo Chávez podría firmar en próximas fechas un acuerdo de armas con Rusia, por el impedimento de obtener instrumentos de transporte militares decidido por Washington, que sí aprobó la compra de cazas Kfir a favor de Colombia.

En mayo de 2007, Venezuela compró a Rusia 24 aviones cazabombarderos Sukhoi Su-30 para la defensa del espacio aéreo, marítimo y terrestre venezolano. Además, el IISS aseguró que Venezuela se rearmó en los últimos años con la compra a Rusia de 53 helicópteros y de 100 mil fusiles Kalashnikov, por valor de 3,500 millones de dólares (2,373 millones de euros).

En 2007, el Gobierno de Chávez suscribió dos importantes acuerdos con Moscú, que incluyen la compra de cinco submarinos con torpedos, y parece que ahora quiere adquirir diferentes aviones para completar su transporte militar.

Al mismo tiempo, mientras Chávez acusa a Colombia de infiltrar al paramilitarismo en su país, Colombia le señala de dar santuario y municiones a las FARC y al ELN, las dos guerrillas colombianas.

La semana pasada, Chávez dijo que las Fuerzas Armadas de su país están listas para un ataque inminente de Colombia.

Los Kfir

Con una velocidad de 2,400 km/h, los Kfir podrían atravesar la distancia que los separa del meridiano 82, en disputa entre Nicaragua y Colombia, en tan solo cinco minutos.

El Israel Aircraft Industries Kfir (en hebreo: כפיר, «cachorro de león») también conocido como F-21A Lion (en la nomenclatura de la US Navy) es un avión de combate multipropósito supersónico de fabricación israelí, diseñado por la empresa Israel Aircraft Industries para las Fuerzas de Defensa Israelíes. El IAI Kfir está basado en la estructura del avión de combate IAI Nesher, desarrollado gracias a la labor de espionaje industrial realizada por el Mossad.

El logro del Mossad fue la obtención de los planos originales del cazabombardero de fabricación francesa Dassault Mirage 5, tras el embargo del gobierno del general Charles de Gaulle, de exportar el Mirage 5J, que había comprado Israel.

La Fuerza Aérea Colombiana los tiene desplegados en el Comando Aéreo de Combate 3, con sede en la base del Atlántico en Barranquilla, alberga el grupo 31 que administra un escuadrón de combate y uno de servicios generales. Como parte de éste se encuentra el Grupo Aéreo del Caribe o Gacar, que ejerce control sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia, recibiendo permanentemente destacamentos de aviones caza-bombarderos.

Debido a que el turborreactor General Electric J79, así como diversa tecnología que montaba el Kfir, era producida en Israel bajo licencia norteamericana, todas las exportaciones del Kfir estaban sujetas a una aprobación previa del Departamento de Estado de EU, hecho que limitó la venta de los aviones Kfir a países extranjeros, hasta hace unos años.

Los Kfir tiene capacidad para transportar seis toneladas en armamento, cuentan con misiles aire-aire, misiles aire-tierra, cohetes no guiados y son extraordinariamente rápidos.