•  |
  •  |
  • END

Desde los tiempos bíblicos de Sansón, el problema del cabello largo en los hombres no había sido un problema significativo, sin embargo en plena era tecnológica el tema vuelve a tomar auge con la denuncia de discriminación, interpuesta por un joven a quien no le permiten entrar a clases de repostería en la Escuela Nacional de Hotelería, ENAH, mientras no se corte el pelo al estilo varonil.

Y es que el cabello largo tiene tres significados que dependen de la persona, sin importar la edad: la rebeldía, la simple o banal moda, y en el caso de Jambier Josué Valerio Aguilar, representa su identidad sexual.

“Lo mío no lo miro como una moda, sino como una identidad de género. En mi caso me identifico. Si bien tengo apariencia masculina, internamente me siento mujer, y el director, Salvador Méndez, tiene que respetar mi opción sexual”, expresa Valerio Aguilar, de 21 años.

El director prácticamente me sacó de mis estudios por mi identidad de género, pero yo voy a hacer valer mi derecho a la educación y hasta estoy dispuesto a ir a la huelga de hambre si no me permiten estudiar”, aseguró el joven, apoyado por Samira Montiel, Procuradora Especial para la Diversidad Sexual.

En ausencia del director Méndez, la licenciada Miriam Espinoza Flores, Subdirectora Técnica del ENAH, aseguró que la escuela no discrimina a nadie, ni por su identidad sexual ni por credo o raza.

“No hay discriminación”
La subdirectora alegó que como escuela tienen una serie de normas de ambiente didáctico, procedimientos y reglamentos.

“Puede ser que el reglamento sea sexista, y este caso es muy interesante para analizar y ver qué hacemos, pero como formación profesional ensañamos a los alumnos los procedimientos lo más cercano a la realidad laboral, ya que profesionalmente ninguna empresa lo aceptará con el cabello largo, sin importar su opción sexual. No nos cerramos, pero en este momento ése es el reglamento”, comentó la licenciada Espinoza, considerando que la denuncia no es más que una forma de llamar la atención y falta de madurez.

“Aquí tenemos cinco cualificaciones, pero en el caso de alimentos y bebidas, como norma de higiene y seguridad se les indica a los hombres tener el pelo corto, no llevar barba, la uñas cortas, e igual a las mujeres, no se les acepta en las clases maquillaje, aretes, pulseras, y únicamente se les permite el anillo matrimonio, siguiendo incluso las normas internacionales”, comentó.

Zelmira sale en defensa
Por su parte, la procuradora especial Montiel alega que un reglamento de una escuela técnica no puede estar por encima de las leyes constitucionales de igualdad y derecho a la educación.

“Aquí se está negando el derecho a la educación y al futuro de una persona por su identidad sexual, algo que se denomina discriminación”, expresó Montiel, quien giró una resolución de la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH.

En la misma se señala la necesidad de integrar de manera inmediata al joven, respetando su identidad, por otra parte, está el llamado al Inatec para que reforme sus reglamentos en tanto a abolir las directrices discriminatorias, siendo que Nicaragua recientemente firmó un convenio internacional para la eliminación de las formas de discriminación contra las personas con opciones sexuales diferentes.