•  |
  •  |
  • END

El Director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Gonzalo Carrión, dijo que la confirmación de que fue a través del magistrado Sergio Cuarezma y el ahora contralor de facto Guillermo Argüello Poessy, que se logró excarcelar al ex presidente Arnoldo Alemán, por medio del beneficio de Convivencia Familiar, “no es más que la confesión de una estafa a la justicia y al país entero”.

Argüello Poessy dijo a END que Cuarezma fue quien llegó a su oficina para instruirle la manera en que Alemán podía salir de la cárcel.

Para Carrión es una confesión grave. “Esto no es más que la evidencia de una estafa, de un fraude al país entero y a la justicia, demuestra que de los políticos no se puede fiar nadie porque son matreros, y gracias a que ahora están peleados (Alemán y Argüello) es que nos damos cuenta, porque en su momento hasta la celebraron, seguro”.

“Ese es el ejemplo que le dan a la sociedad, esa es la cochinada que tenemos de funcionarios, a unos bandidos que se ponen de acuerdo en la tramoya y nos meten la gran guayola para liberar a un reo acusado de corrupción”, añadió.

Alemán no toca el tema

El ex presidente Arnoldo Alemán habla de todo, menos de cómo logró recuperarse de los 10 padecimientos que, según un dictamen médico forense, lo tenían al borde de la muerte hace unos años cuando era reo por actos de corrupción.

EL NUEVO DIARIO se encuentra a la espera de una entrevista con el médico personal de Alemán o con el mismo ex presidente, desde la semana pasada, cuando se preparaba un trabajo sobre un ex convicto que salió de la cárcel casi muerto, bajo la figura de valetudinario, y que hoy se declara “más sano que el queso”, en busca de la Presidencia de la República.

Alemán ríe, hace muecas, muestra su casta de dicharachero y alza la voz con las palabras “primarias y “el soberano” a cada momento.

“Me envidian porque dicen: ‘Hombré, yo quisiera reírme como ese gordo jodido’, porque estoy sano y otros andan amargados”, dijo ayer Alemán a los medios cuando le consultaron sobre su condición de valetudinario, sin decir nada sobre el favor de Cuarezma y del mismo Argüello Poessy. Cuarezma tampoco ha dado la cara, pues no responde a las llamadas que se le han hecho en busca de su versión.

Se denuncian ellos mismos y les vale

Para Carrión, lo más “lamentable” es que tanto Cuarezma como el mismo Argüello Poessy, dos funcionarios con investiduras que deberían ser respetables, se muestran en un juego decadente sin tener el mínimo respeto por la población que les paga sus salarios con sus impuestos.

“Aquí se demuestra que el contralor que usurpa el cargo no llegó hasta ahí por sus méritos profesionales, sino por obediencia política ciega al que hoy ya no es su gran jefe, y en el caso de Cuarezma, todo un académico del Derecho, llega a la magistratura de la CSJ no por eso, sino por haber dado la fórmula para sacar a Alemán de la cárcel”, dijo Carrión.