•  |
  •  |
  • END

La tensión por ser despedidos en cualquier momento persiste entre los trabajadores del Poder Judicial. Ayer le tocó el turno a los del Complejo Judicial Nejapa, quienes denunciaron que el presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, magistrado Gerardo Rodríguez, se reunió ayer con los coordinadores de áreas, para supuestamente hacer la lista de los futuros corridos.

Los trabajadores estaban sumamente preocupados debido a la ola de despidos que se ha desatado en ese poder del Estado durante la administración de la magistrada Alba Luz Ramos, y no descartan que allí también apliquen la misma medida. Hasta ayer, los despidos y traslados de personal se han dado en la CSJ, Escuela Judicial y otras dependencias de ese poder del Estado.

“Los despidos son una forma más de presión contra los magistrados liberales, pero nosotros no tenemos nada que ver en ese pleito”, dijo una funcionaria que prefirió el anonimato.

No hay cacería de brujas

La denuncia fue rechazada por el magistrado Rodríguez, designado para la administración de ese complejo, quien aseguró que la reunión con Indiana Gallardo, Ramón Real y Bianca Martínez, de Recursos Humanos, fue para ordenar la información del personal, porque ha habido movimientos hacia otras áreas y no coincide la información que tienen. “Jamás se ha visto nada de despidos ni cacería de brujas, lo que estamos haciendo es ordenando información de los trabajadores para luego ver la nivelación salarial”, expresó Rodríguez.

Sindicatos callados
Según los denunciantes, los despidos se han dado en el Poder Judicial sin ninguna protesta de los sindicatos, porque sus líderes fueron llamados a una reunión para informarles la situación y advertirles que no deben respaldar a los corridos. La magistrada Alba Luz Ramos ha mantenido que se despedirá a las personas que no estén desempeñando ninguna función dentro de la institución.