•   Londres / El País  |
  •  |
  •  |
  • END

El deforme Quasimodo, ese protagonista de El jorobado de Notre Dame que busca refugio del mundo en la catedral parisina, habría sido inspirado por el personaje real de un escultor que en el siglo XIX trabajó para el Gobierno francés. Esa es la tesis que proponen los responsables de la galería Tate de Londres, a partir del rescate de un manuscrito autobiográfico firmado por el artista británico Henry Sibson (1795-1870), quien fue coetáneo del autor de la famosa novela, Víctor Hugo.

Contratado en el París de 1820 para participar en las obras de reparación de la iglesia de Notre Dame --seriamente dañada por los excesos de la Revolución Francesa--, Sibson relata a lo largo de los siete volúmenes, cómo en los años sucesivos entabló amistad con un tal monsieur Trajan, a su vez trabajador a las órdenes de un escultor jorobado (y por esa condición conocido bajo el mote de monsieur Le Bossu --jorobado en francés--) que ejercía de maestro de obras.

La conocida implicación personal de Víctor Hugo en los trabajos de restauración de Notre Dame conduce a los expertos de la Tate a concluir que el escritor francés probablemente llegó a conocer a Trajan y a su jefe jorobado. Este último le habría ayudado a moldear al protagonista de la obra que publicó en 1831, el trágico enamorado de la gitana Esmeralda. Los documentos que avalan la teoría fueron hallados en Penzance (Cornualles) y donados a la Tate hace 11 años.

Los argumentos expuestos por la institución museística británica aparecen más que tenues, pero sus defensores recuerdan como prueba, curiosidad o mera anécdota que la primera versión de Los Miserables, otra de las grandes novelas firmadas por la pluma de Hugo, tenía inicialmente como personaje principal a Jean Trajean (el personaje real no tenía esa e insertada en el apellido). El dato es poco conocido porque, a la postre, el novelista decidió cambiar ese nombre por el de Jean Valjean.