•   PANAMA/AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Unos restos hallados en una propiedad del presunto asesino en serie Wild Bill ("Salvaje Bill"), corresponden a la estadounidense Cheryl Linda Hughes, informó ayer viernes el director del Instituto panameño de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Humberto Mas.

Desde el miércoles están en la morgue de la capital panameña, para su identificación, los restos de cinco personas, a quienes William Datham Holbert, alias "Wild Bill", habría matado y enterrado en Villa Cortez, un complejo turístico de su propiedad al sur del país, donde fueron encontradas las osamentas.

Cheryl (Linda Hughes) "es pariente" de una señora que dijo ser su tía, "porque eso está corroborado por el examen de ADN mitocondrial que era el que faltaba", dijo Mas a la AFP.

Hughes fue asesinada, al parecer, en marzo de este año, pero sus restos fueron descubiertos a finales de julio por un perro que era mascota de las víctimas.

Otras cuatro víctimas
Mas dijo que de los otros cuatro cadáveres ya se tienen los resultados de las pruebas, pero aún no se conoce sus identidades, porque ningún otro familiar ha acudido para comparar el material genético.

Se supone que los restos corresponden al matrimonio integrado por los estadounidenses Bo Barry Icelar y Michael Brown, y un hijo de la pareja.

Medios locales han especulado con la posibilidad de que Michael Brown sea un seudónimo de Marcos Francis Allen, un presunto narcotraficante prófugo de la justicia estadounidense.

Mas aseguró que las causas de muerte en todos los casos "están establecidas".

Wild Bill, de 31 años, y su mujer, la estadounidense Laura Michelle Reese, están encarcelados en La Joya, en la capital panameña.

Fingía amistad… y los asesinaba
Bill establecía amistad con extranjeros adinerados, a quienes les proponía comprarles inmuebles, pero luego los asesinaba y sepultaba en el jardín de su hotel Villa Cortez, en Bocas del Toro, fronteriza con Costa Rica.

Bill y Reese fueron detenidos por las autoridades de Nicaragua en la frontera con Costa Rica, y entregados a la Policía panameña el 29 de julio.