• |
  • |
  • END

La orden está escrita de manera sencilla y tiene dos opciones de respuesta: “Monto que cotizará” y en dos casillas en blanco la contestación, “quincenal” y mensual”.

Así se resume un documento denominado “Ficha Partidaria”, que está siendo distribuido entre los trabajadores del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), bajo la responsabilidad del “Consejo de Liderazgo Sandinista”.

De acuerdo con una copia del documento, filtrado a EL NUEVO DIARIO por parte de trabajadores de dicha institución, que pidieron el anonimato por obvias razones de seguridad, la ficha en cuestión sirve para “valorar el grado de lealtad de los trabajadores del Estado al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)”.

Por ello preguntan en el documento desde datos generales del empleado, como su área de trabajo y cargo que desempeña, pasando por su “estatus partidario”, hasta la cuota que cotizará y la modalidad de entrega al partido de gobierno.

INSS: “Sin comentarios”

EL NUEVO DIARIO llamó a la oficina de prensa del INSS y buscó una versión oficial del presidente ejecutivo de dicho ente, Roberto López, pero en horas de la tarde informaron de Relaciones Públicas que “no había información al respecto”.

Fuentes no oficiales del INSS confirmaron la existencia de la papeleta y el nombre de un funcionario que, presuntamente, se encarga de entregar de manera personal las boletas a los trabajadores en general, sin distingo de cargos o edad.

Según la información dada a conocer por trabajadores de la entidad del Estado, el encargado de “actualizar” la información partidaria se llama José Santos López, y ocupa el cargo de Director de Infraestructura.

Junto a otras personas, supuestamente subordinados, y de acuerdo con la denuncia, se encarga de recorrer las oficinas y dejar la copia de la boleta en los despachos de los trabajadores.

Afiliados a la fuerza

“Ellos van a las oficinas con una lista en la mano y le hablan a la persona, y le pasan dejando su hoja de afiliación incluyendo el monto a pagar mensualmente”, afirmó uno de los afectados.

Los denunciantes aseguraron que de momento no conocen de despedidos, puesto que los trabajadores a quienes les ha llegado la hoja se han “afiliado voluntariamente”.

La hoja lleva un logo de la imagen del héroe nacional Augusto C. Sandino en un extremo, y una bandera rojinegra con las siglas del FSLN en el otro extremo superior del documento.

Aparte de los nombres y apellidos, fecha de nacimiento, correo, dirección, teléfono y nivel académico, a los trabajadores se les pregunta en la citada hoja su “estatus partidario” (afiliado o militante, dice textualmente), el montó que cotizará y las opciones de entrega (quincenal o mensual).

Colectores del Distrito Dos

Además, le preguntan por el nombre del secretario político de su barrio, qué actividad realiza el trabajador en su barrio, qué responsabilidad tiene en el “tendido electoral”, y qué temas recomienda para la capacitación (electoral).

Finalmente, después de preguntar en qué área trabaja en el INSS, el cargo que desempeña y la extensión, al empleado se le extiende la hoja para que escriba en tres líneas “comentarios o sugerencias para fortalecer el trabajo partidario en el INSS”. Luego debe firmar.

La fuente reveló que miembros del Distrito II del FSLN han llegado a las oficinas del INSS a recoger las hojas ya firmadas y a pedir cuentas del dinero prometido por los trabajadores.

El cobro de cuotas por “afiliación” a empleados públicos por parte del FSLN oscila entre el 5 y 10 por ciento por trabajador, según el ingreso y el cargo, y se deduce mensualmente o es entregado personalmente y en efectivo los días elegidos por el empleado público.

“No se les insta a ser militantes del partido, sino a inscribirse como afiliados, para poder tener sus datos y seguir siendo tomados en cuenta. A modo de broma, nosotros decimos que no firmar ese papel es como no andar La Magnífica en la bolsa”, ejemplificaron los denunciantes.

La Magnífica de Somoza

La Magnífica es una estampilla católica que según la religión y tradición, protege a los devotos de “todo mal”. En el período de la dinastía somocista, que gobernó a Nicaragua durante 43 años a sangre y fuego, el que no portara su carné de afiliado y cotizante al Partido Liberal Nacionalista (del gobierno) era sujeto de despido o de represalias laborales.

Tan vieja práctica que ahora resurge bajo la administración sandinista, fue revivida bajo la Administración del ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2001), que obligada a sus funcionarios a “cotizar” una cuota del salario para el Partido Liberal Constitucionalista.

El gobierno de Enrique Bolaños fue también señalado de hacer lo mismo para el APRE.


Diputado Wálmaro Gutiérrez: “Militantes mantienen a la Secretaría”

El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez dijo al portal en internet El Pueblo Presidente (www.elpueblopresidente.com), que los militantes del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) mantienen los gastos de la Secretaría del partido con sus aportaciones de hasta el 10 por ciento de los ingresos.

EL NUEVO DIARIO consultó telefónicamente al doctor Gutiérrez, y éste, aparte de confirmar su versión, explicó que la entrevista al portal oficial se dio en el contexto de la discusión en la Asamblea Nacional sobre el Presupuesto General de la República 2008, y al margen del tema denunciado desde el INSS, del que tenía total desconocimiento.

En el dictamen de mayoría consensuado por los diputados de la Comisión Económica, se estableció un artículo en el que se prohíbe que del Presupuesto General se utilicen fondos para el pago de agua potable, energía eléctrica, teléfono y telefax para la Secretaría del Frente Sandinista.

En ese contexto, Gutiérrez respondió que “nunca se ha tomado dinero para esos gastos. La Secretaría del Frente no es un órgano presupuestado, por lo tanto nunca ha recibido un peso del Presupuesto”.

El diputado aclaró a EL NUEVO DIARIO que los gastos de la citada Secretaría, desde donde despacha el presidente Daniel Ortega, los asumen los militantes, que aportan el 10 por ciento de sus ingresos: “El 10 por ciento de nuestros ingresos lo depositamos como cotización partidaria para el Frente Sandinista y es lo que sostiene la Secretaría”.

“No es algo nuevo, siempre se ha hecho así, pero no se le obliga al que no quiere o no puede, ya que el 10 por ciento lo dan militantes de cargos de confianza, de trayectoria y que reciban ingresos suficiente”, explicó Gutiérrez.